En menos de una década hemos duplicado el consumo de estos productos en España, con las categorías de guisantes, judías verdes, pimientos y patatas liderando el ‘ranking’. El canal Horeca es también muy importante para los fabricantes de vegetales congelados, representando cerca del 20% de las ventas de su producción

Los cambios en los hábitos de consumo de los hogares de la segunda mitad del siglo XX trajeron numerosas adaptaciones en la industria de la alimentación, como la venta de productos congelados, que aseguraban una mayor comodidad al tenerlos disponibles durante un período superior a los productos frescos. Una de las principales industrias que ha sabido adaptarse a estas demandas desde el principio es la de las verduras congeladas. Su consumo en España se ha duplicado en menos de una década, según los datos facilitados por ASEVEC, la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados, que representa a cerca del 92% de las empresas de producción nacional desde 1985.

Sus últimos datos disponibles corresponden a 2019 y reflejan una producción total de 864.000 toneladas frente a las 785.000 del año 2018, lo que supone un incremento del 10,6%. Como referencia sabemos que en 2011, las cifras totales de producción de vegetales congelados en nuestro país rondaban las 440.000 toneladas. Es decir, en 8 años casi se han duplicado las cifras y en opinión del secretario general de ASEVEC, Álvaro Aguilar, es una tendencia que ha venido para quedarse. 

Siendo unas cifras envidiables, lo cierto es que una gran parte de esta producción se destina a la exportación. Por un lado, del total registrado en 2019, 300.000 toneladas se consumieron en España y cerca de 565.000 fueron a otros mercados, principalmente al Reino Unido y algunos países de la Unión Europea, como Francia e Italia. Por otro, cada vez estamos exportando más a otros lugares, como Estados Unidos y algunos países asiáticos, como China, Japón y Emiratos Árabes. Fuera de nuestras fronteras triunfa el brócoli, donde se destinan unas 125.000 toneladas de las 147.000 producidas. Le siguen los pimientos (rojo, verde y amarillo) a donde llegan 95.000 toneladas de 122.000; y unas 67.000 toneladas de guisante, de unas 104.000 que producimos en España. 

Leer el artículo completo en la revista