El sector de conservas de pescado y marisco mantiene una producción similar a 2019, a pesar de la crisis sanitaria, los cierres en hostelería y diversos desafíos en el mercado internacional

España es una referencia mundial en la producción de conservas de pescado y marisco, tanto por sus cifras de producción como por la variedad de su oferta. Los datos facilitados por ANFACO-CECOPESCA, la asociación empresarial que defiende los intereses sectoriales del clúster marino y alimentario, así lo confirman: en 2019 se elaboraron en España 352.112 toneladas de conservas y semiconservas de pescado y marisco, valoradas en más de 1.674 millones de euros, que supuso una ligera disminución en volumen de un 0,4% y un incremento en valor en un 0,3%, con respecto al año 2018. Los últimos datos disponibles según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación reflejan un incremento de consumo en el hogar de estos productos del 15% de volumen y 16% de valor, comparándolos con el mismo período del año anterior, con una producción total de 102.699 toneladas valoradas en 958.122.000 euros. Sin embargo, este consumo en el canal Horeca se ha visto afectado negativamente debido al cierre de restaurantes, hoteles y ‘catering’, así como también ha ocurrido en el canal ‘gourmet-delicatessen’. Juan Manuel Vieites, secretario general de ANFACO-CECOPESCA, considera que, en estos tiempos de incertidumbre, los consumidores han optado por las conservas de pescado y marisco por su carácter no perecedero, siendo la conserva de atún el producto más consumido, con un 55,6%, principalmente entre los meses de marzo, mayo y junio. Además, “el confinamiento, restricción de movimientos y la incertidumbre económica están influyendo en los hábitos de los consumidores provocando un cambio en el comportamiento de compra general. El Covid-19 está acelerando la tendencia de la sostenibilidad, conveniencia o practicidad y también una mayor búsqueda de seguridad y salud convirtiendo a las conservas de pescado y marisco en un aliado de los hogares españoles en este periodo de crisis sanitaria mundial”, añade. También el canal ‘online’, en plena expansión, ha sido una oportunidad de crecimiento para la industria conservera, aunque aún está muy por detrás de otras categorías.

Leer el artículo completo en la revista