En España, el consumo del vermut continúa con una tendencia alcista, impulsado por el canal de Hostelería y el de Alimentación, consolidándose como una de las bebidas estrellas del aperitivo. Nielsen nos revela su panorámica en cifras.

El momento del aperitivo forma parte de la idiosincrasia española. Vermuts, bíters y demás bebidas llenan las barras de los bares para ser degustados en compañía, poniéndose de relieve nuestro modelo de consumo mediterráneo.

La bebida más consumida en nuestro país en ese momento destinado al aperitivo es el vermut: “Licor compuesto de vino, ajenjo y otras sustancias amargas y tónicas”, según la definición contemplada en el diccionario de La Real Academia Española de la Lengua. Una ancestral y popular bebida que no sólo es ideal para ser tomada sola u ‘on the rocks’, sino que también es la pareja perfecta para acompañar a otros ingredientes en la coctelera, inspirando a los ‘bartenders’ en sus creaciones ‘mixológicas’.

En España, su consumo no hace más que crecer, impulsado no sólo por el canal de Hostelería sino también por el canal de Alimentación. Y el vermú rojo es el que se lleva la palma. Precisamente, de los datos de nuestro mercado y de los diferentes tipos de vermú consumidos nos hace una panorámica Teresa Carrión, ‘client team manager’ de Nielsen

“El consumo de vermut está al alza. En el último TAM cerrado a abril de 2018, se vendieron 23 millones de litros de vermut, con una facturación de casi 136 millones de euros (Libreservicio + Hostelería).

Si lo comparamos con años previos, podemos observar que su consumo se ha incrementado progresivamente. En el TAM de 2016 y de 2017 se vendieron 21 y 22 millones de litros respectivamente, con una evolución del 6,3% en volumen. Si lo comparamos con este último TAM 2018 podemos observar que continua la dinámica alcista, ya que sube un 4,2% en volumen.

Leer el artículo completo en la revista