Saulo Valencia, nacido en Ecuador, se trasladó a vivir a España hace ya ocho años, concretamente a la ciudad de Burgos, donde en la actualidad trabaja en el céntrico restaurante Casa Pancho. Un restaurante en el que, según describe Saulo: “se impone la cocina tradicional, el tapeo característico del Norte y el regar todos estos manjares con los mejores vinos de la provincia y el mundo”. Esta vocación por la hostelería que le viene heredada, ya que desciende de una familia de restauradores, la pone de manifiesto de distintas formas, pues la versatilidad y el afán por aprender son unas de las virtudes de Saulo, que según él mismo cuenta, se ha formado en todas estas disciplinas. “Durante todo el tiempo que llevo en España mi formación ha sido continua. Me instruí como técnico en el área de servicios de restauración; me formé en coctelería; profundicé tanto en el mundo del café, que llegué a titularme como barista experto; y hace un par de meses me diplomé como técnico superior sumiller profesional”. Como pueden ver, una formación completa y comprometida con el mundo hostelero a varios niveles, que evoca recuerdos de los hombres renacentistas, aquéllos que no sólo se conformaban con dominar un único arte, sino que perfeccionaban su técnica en todas las disciplinas que pudiesen, cuantas más mejor.
Concretamente, en el mundo de la coctelería Saulo afirma que “me decanto por la coctelería clásica, mi forma de ser y el tipo de restauración que llevo a cabo creo que han sido las influencias decisivas que me han orientado hasta este punto. Aunque también es cierto que siempre estoy dispuesto a conocer nuevos productos y técnicas”.
El objetivo que este ‘bartender’ busca a la hora de elaborar sus creaciones, tiene el espíritu de ejercer de canal entre el mundo de la ‘mixología’, el vino o el café y sus clientes: “mis técnicas y mis elaboraciones están destinadas en su mayoría a amplificar las sensaciones que el consumidor no logra captar con definición en el vino o en el café. Además, siempre tengo en cuenta las cantidades de alcohol con las que trabajo, y las dispenso de forma responsable”, asegura.

 

 

Leer el artículo completo en la revista