El ‘bartender’ Domingo Martín, desde 1990, lleva la coctelería más ‘top’ a Talavera de la Reina, demostrando que las ciudades más pequeñas también pueden estar a la última en cocteleras y mezclas

Desde que el año pasado Domingo Martín consiguiera que su local entrara en el ‘Top 50 de World Class’ todo el mundo ha empezado a mirar hacia locales que no están ni en Madrid ni en Barcelona ni en Valencia pero que están haciendo una coctelería de altura, de multitud de premios, en su caso.

Este barman toledano abrió La Sastrería Gin Club hace 30 años en su pueblo, Talavera de la Reina, con el objetivo de mostrar que las buenas barras no son exclusivas de las grandes ciudades. “En esa época no estaba el ‘boom’ de la coctelería y tienes que saber en qué zona estás, así que funcionaba como un pub. Pero a mí me gustaba mucho enredar e innovar haciendo mezclas y lo fui trasladando a los clientes más íntimos. Y así empezamos. Quería diferenciarme desde el inicio”, explica Martín.

En esos años arrancó la peregrinación de este ‘bartender’ por los grandes templos de la coctelería española: “En los últimos 10 años, ya estaba haciendo coctelería y visitaba Chicote, Del Diego, y me empezó a crecer el gusanillo de hacer mi propia carta, con mis creaciones”. Y La Sastrería se licenció como coctelería.

Domingo Martín reconoce que es un enamorado de la coctelería clásica y basa casi todas sus creaciones en ella: “Le damos una vuelta, hacemos una versión, pero siempre manteniendo el ADN de la coctelería clásica. También tenemos un apartado de coctelería creativa y de autor y, de hecho, cada premio o mención que he conseguido ha sido gracias a estos cócteles más personalizados que luego incluyo en el menú”.

Y no han sido pocos en los últimos años: en 2016 fue finalista de la ‘World Class’ de la zona centro; un año más tarde consiguió el campeonato de Coctelería Castilla la Mancha, “el premio que más me marcó porque me abrió las puertas para representar a mi región en el campeonato nacional”, recuerda. También ha sido Campeón Nacional de Fabe Tiki, ese mismo año, y finalista de nuevo del Campeonato de Castilla La Mancha en 2018. Como ya hemos dicho, en 2019 consiguió que La Sastrería entrara en el ‘Top 50 World Class’ y fue elegida la Mejor Coctelería de la Región. “Fue un orgullo y un salto cualitativo en lo que hago porque los concursos te colocan en el panorama internacional”, asegura.

La coctelería se asienta en lo que antes fue una sastrería, de ahí su nombre, pero sobre todo, de ahí su espíritu de tratar que cada cliente se marche satisfecho con su cóctel, una mezcla casi a medida. “La carta se basa en la coctelería clásica porque lo que intento es que la gente que se inicie pruebe lo clásico y a partir de ahí, que desarrolle. Hay que acostumbrarlo a algo que no sea un combinado”.

 

Leer el artículo completo en la revista