El restaurante madrileño Elektra aúna en un mismo concepto una cocina saludable con opciones para vegetarianos, veganos y omnívoros, con una oferta atractiva para todos por igual. El estilo retro de aire ‘vintage’, pero de lo más actual, invita a quedarse, escogiendo entre una de las dos plantas o la terraza

Pocos restaurantes pueden presumir de aunar en un mismo concepto una cocina saludable con opciones para vegetarianos, veganos y omnívoros, con una oferta atractiva para todos por igual. Así es Elektra, un restaurante comprometido con la vida sana, con el cuidado de la alimentación y que conecta con un público abierto a probar cosas nuevas, a dejarse sorprender por la innovación, por la fusión de cocinas y sabores, en presentaciones bonitas y vistosas y, además, en un espacio de lo más acogedor.

La oferta gastronómica de Elektra gira en torno al buen producto bien seleccionado: verduras y frutas frescas, con poco tratamiento térmico, elegidas por su gran calibre y ausencia de cera (ya que son utilizadas con su propia piel en batidos para que mantengan las vitaminas), proveedores de proximidad para las carnes o los panes, y otros llegados de distintos rincones del mundo.

Leer el artículo completo en la revista