Está claro que la cerveza es uno de los bebidas más consumidas en España, pero lejos de ser éste un sector inactivo cada vez surgen nuevas marcas y tipos de cerveza, haciendo que el público sea cada vez más exigente y tenga un paladar capaz de diferenciar una cerveza Premium de otra que no lo es. Estas cervezas son el objeto de este reportaje, pero antes vamos a ofrecer una panorámica de este producto en su conjunto. Según Cerveceros de España “el pasado año, las compañías cerveceras de nuestro país elaboraron más de 33,6 millones de hectolitros, un 2,8% más respecto al año anterior. Las ventas de cerveza también aumentaron por primera vez de forma significativa en el conjunto del año. En total, se comercializaron cerca de 32,3 millones de hectolitros, cifra que supone un crecimiento del 2,3% respecto a 2013. La tendencia positiva iniciada a finales de 2013 permite al sector seguir aportando a la economía española 3.400 millones de euros a través de los impuestos y generando 257.000 puestos de trabajo”.
Esta tendencia en alza lleva gestándose desde hace ya varios años; así explica las tendencias de consumo la asociación: “del mismo modo que las ventas, el consumo aumentó en 2014 en más de un 3%. En concreto, en hostelería también se refleja esta tendencia positiva ya que se registró, por primera vez en el año 2007, un crecimiento de 3,6%. Así, los establecimientos hosteleros se mantienen como el canal de consumo mayoritario con un 64% del total, frente al 36% del hogar. Estas cifras adquieren más relevancia si tenemos en cuenta que los beneficios repercuten de manera directa en los locales hosteleros ya que la cerveza supone el 25% de la facturación de los bares y restaurantes, cifra que aumenta hasta el 40% en los locales de menos de diez empleados”.
Respecto a las cervezas Premium, Cerveceros de España confirma el aumento de la exigencia por parte del consumidor como adelantábamos al principio: “la elaboración de nuevas variedades de cerveza es el resultado de un consumidor cada vez más exigente. Por este motivo, las compañías cerveceras en España, conscientes de las nuevas demandas del consumidor, ya están elaborando estas especialidades. La clásica rubia sigue consumiéndose, pero hay otros momentos en los que el consumidor quiere descubrir nuevos sabores y matices y es ahí cuando busca las especialidades y variedades Premium”.

Leer el artículo completo en la revista