Las dos variedades de crema de cacahuete Capitán Maní disponibles en España (suave o crujiente) llevan más de 20 años cosechando éxitos. Fuente natural de proteínas y minerales, aporta un extra de energía y vitalidad en la actividad diaria.

La crema de cacahuete Capitán Maní, disponible en el mercado español en las dos variedades suave y crujiente, se elabora al más puro estilo americano a través de la recolección del cacahuete en las plantaciones del estado de Georgia y pasa por un minucioso proceso de tostado, molido y envasado, siguiendo los patrones y recetas tradicionales vigentes durante décadas en el sur y sureste de Estados Unidos.

En el desayuno, a la hora del almuerzo, como aperitivo, en la merienda o a modo de ‘snack’ antes y después de practicar deporte… En todo momento, la crema de cacahuete es ideal como sencillo tentempié y también como ingrediente de multitud de recetas mediterráneas, asiáticas y, por supuesto, en repostería, aportando un sabor singular y cremosidad.

Gracias a su alta concentración de cacahuete (90%), es una fuente natural de energía y grasas saludables, que nos ayudan a reducir el colesterol y a prevenir enfermedades cardiovasculares, además de proteínas, minerales (calcio, yodo, zinc, hierro, potasio, magnesio, fósforo) y vitaminas liposolubles (A, B1, B2, B5, B9, B12, C, D, K), esenciales para el correcto desarrollo del sistema nervioso.

Su gran valor energético la convierte en el alimento ideal para los pequeños de la casa y adolescentes en fase de desarrollo, así como para aquellos que quieren aumentar masa muscular, deportistas que necesitan realizar una dieta hipercalórica o recuperarse de una buena sesión de entrenamiento. Lo confirma el piragüista español, bicampeón olímpico, tricampeón mundial y campeón europeo Saúl Craviotto, quien se ha convertido en embajador de Capitán Maní.

Leer el artículo completo en la revista