Un bar ‘tiki’ y festivo entre lo efímero y lo provisional. Así es Dead End Paradise, el nuevo local de Beirut que el ‘bartender’ libanés Jad Ballout presentó en Madrid con motivo del 5º aniversario de Salmon Guru. Contamos su historia de superación y de cómo esta figura ha puesto a su ciudad y a Oriente Medio en el mapa ‘mixológico’ mundial

En cada callejón sin salida busca el paraíso”. Con este eslogan, el joven ‘bartender’ libanés Jad Ballout presentó en Gurú Lab a principios de septiembre el proyecto Dead End Paradise, un ‘dive bar’ contagiado en Beirut de su optimismo y sus ganas de diversión, un humilde ave fénix capaz de rehacerse tras la explosión devastadora de 2020 para erigirse en un bar festivo del ‘tiki’ mediterráneo.   

Jad ya pasó por Salmon Guru en 2019 y ahora, algo más maduro -a pesar de que en octubre cumplirá 33 años-, ha vuelto a Madrid a participar del quinto aniversario de la coctelería de autor de Diego Cabrera, por la que están pasando algunos de los mejores ‘bartenders’ del mundo. El propio Jad está embarcado en una agotadora gira internacional de ‘guest bartending’: cuando aterrizó en Gurú Lab llevaba setenta días en ruta desde París, Roma, Milán y Barcelona. Aun así, su energía no parece agotarse.

A falta de poder conocerla de primera mano en su propia ciudad, la historia de Dead End Paradise, como la del propio Jad, se entiende bien dentro del contexto de un ecosistema como el de Salmon Guru. Al fin y al cabo, bar y ‘bartender’ están donde están tras superar una ingente cantidad de dificultades al estilo del salmón que remonta su destino, como a Diego siempre le gusta recordar. Pero antes de afrontar el presente, conviene hacer un poco de memoria.

Leer el artículo completo en la revista