Burbujas del Sella

Cada ‘suite’ dispone de todas las comodidades y cuenta con tres cúpulas transparentes que permiten a los huéspedes disfrutar de unas increíbles panorámicas del cielo estrellado durante la noche y de unas magníficas vistas durante el día

Acaba de abrir sus puertas un ‘glamping’ de lujo, las Burbujas del Sella, en un extraordinario entorno natural, en Meluerda, Ribadesella (Asturias). Dormir bajo las estrellas con el máximo confort es una experiencia inolvidable que solo se puede vivir en este alojamiento tan especial.

En este rincón lleno de magia, cada burbuja, formada por tres cúpulas transparentes, alberga una ‘suite’ de 50 metros cuadrados desde la que disfrutar de unas increíbles panorámicas del cielo estrellado durante la noche, observando constelaciones, planetas e, incluso, lluvias de estrellas, según la época del año, además de ser protagonista de unas magníficas vistas durante el día.

Artemis y Selene (en referencia a las diosas griegas de la luna creciente y llena, respectivamente) cuentan con todas las comodidades de un alojamiento de lujo ofreciendo, a la vez, esa vibrante dosis de aventura que supone dormir en plena naturaleza.

Ideadas para dos personas, cada burbuja se ha situado en un jardín privado y parcelado con acceso exclusivo. Artemis y Selene están completamente climatizadas y cuentan con una sala de estar, un baño y un dormitorio con cama ‘king size’ con todos los detalles para convertir la estancia en inolvidable.

El alojamiento incluye un delicioso desayuno que se sirve cada mañana en una cesta pero los huéspedes tendrán también la oportunidad de personalizar la experiencia solicitando servicios adicionales que encontrarán en su web (www.burbujasdelsella.es).

Las Burbujas del Sella se encuentran en la zona oriental de Asturias, conocida por ser un entorno único donde mar y montaña prácticamente se dan la mano, por sus playas de arena fina y agua cristalina, sus verdes paisajes y, por supuesto, su gastronomía, por lo que son el lugar perfecto para desconectar unos días en cualquier época del año.

Leer el artículo completo en la revista