Tras la compra de Guzmán Gastronomía en abril, el gigante de ‘foodservice’ sudafricano refuerza su presencia en España con la compra de Sáenz Horeca, empresa cárnica con más de 30 años de trayectoria en el canal Horeca. Con el fin de ampliar su mercado en la Península Ibérica, también ha adquirido la portuguesa Frustock

Fue en abril de este año cuando el gigante de ‘foodservice’ Bidfood aterrizó en España tras la compra de Guzmán Gastronomía, la empresa líder en nuestro país en la comercialización de frutas y verduras frescas, artículos ‘gourmet’, alimentos congelados y productos de cuarta gama. Con esta adquisición, la firma sudafricana, una de las mayores del mundo en la distribución hostelera presente en los cinco continentes, cumplía con su objetivo de expandir su presencia en geografías que presentan un crecimiento importante en el consumo de alimentación fuera del hogar, como es la Península Ibérica.

Un objetivo que consolida ahora con la compra de Sáenz Horeca, empresa cárnica con más de 30 años dedicada al despiece, manipulación, transformación, almacenamiento, venta y distribución de sus productos dentro del canal Horeca.

Con la adquisición también de Frustock, distribuidora portuguesa de frutas y verduras frescas a restauración, Bidfood se ha convertido en un proveedor integral, que cuenta entre sus referencias con una gran variedad de producto con la que intenta cubrir al máximo las necesidades de sus clientes, entre los cuales se encuentran establecimientos de gama media, alta y cocina de autor. La entrega de los productos es diaria, pudiendo hacer pedidos las 24 horas del día y 6 días a la semana.

Además, el equipo comercial de Bidfood asesora de manera continuada sobre las novedades del mercado, estacionalidad de los productos, tendencias gastronómicas, y acompaña al chef cada día. Para dar una buena información, este equipo recibe formación de manera continuada en todas las categorías de producto por chefs que apoyan a la empresa en el desarrollo de nuevos conceptos y les asesoran en temas culinarios.

Este modelo de entender la relación con los clientes nace de la experiencia que aporta el ser un grupo internacional, junto con la cercanía que ofrecen las empresas nacionales que adquiere. Esto hace que la proximidad con el cliente no se pierda y que la relación con el chef sea directa, al que acompaña en sus inquietudes y da el mejor asesoramiento en lo que se refiere al producto y su elaboración.

Leer el artículo completo en la revista