Larios Café, de Madrid, ha reabierto sus puertas con un diseño sofisticado y contemporáneo de espíritu mediterráneo, realizado por Tomás Alía. Buena gastronomía y diversión están garantizadas en este espacio dividido en dos plantas

Larios Café, en la cercanía de las madrileñas Plazas de Santo Domingo y Callao, ha vuelto a abrir sus puertas tras una rompedora renovación de sus interiores con un diseño sofisticado y contemporáneo, llevada a cabo por el mismo arquitecto e interiorista que en 1999 firmó la estética de este local, que revolucionó el concepto de ocio nocturno de la capital.

El nuevo Larios, pensado por Tomás Alía, ha sido inaugurado con ocasión del día internacional del ‘gin tonic’, y para este nuevo diseño ha combinado las técnicas tradicionales como la cerámica y la metalurgia, así como materiales nobles como la rafia, el ratán o el bambú con la vanguardia que caracterizan sus creaciones. El uso de la luz y el color, la inclusión de jardines verticales o los elementos vegetales también juegan un papel fundamental y, a su vez, hacen referencia a la herencia y al ‘Espíritu Mediterráneo’ de esta marca de ginebras nacida en Málaga.

Dividido en dos plantas, Larios Café, pone a disposición, en la primera planta, de los comensales una oferta gastronómica que juega con la tradición y la cocina fusión; maridada con los icónicos ‘perfect serves’ de Larios y una exclusiva selección de cócteles. En la planta de abajo, los amantes de la buena música y el espectáculo podrán encontrar una variada agenda con conciertos en directo, sesiones DJ, monólogos, danza clásica o microteatro. Un espacio polivalente, que une gastronomía, tendencias y música en pleno centro de Madrid.

Leer el artículo completo en la revista