El equipo Patxi Troitiño nos hace llegar diferentes e interesantes historias en las que el bar habla con voz propia

Comenzamos desde hoy esta sección con mucha ilusión y responsabilidad con la idea, desde el equipo Patxi Troitiño, de aportar nuestra visión del mundo loco del Cocktail Bar. Para ello tendremos varias sesiones, donde cada número será dedicado a temas de actualidad. Comenzamos, en este número de mayo, con un artículo titulado “Barmans en cuarentena”, dada la situación que vivimos de confinamiento debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Todos los que sentimos una pasión especial por el mundo del bar intentamos constantemente mostrárselo a amistades y familiares, a veces, con escaso resultado. Es poco probable que alguien ajeno al gremio soporte dos horas de una ponencia sobre técnicas vanguardistas, se lea un compendio de ‘mixología’ o escuche un ‘podcast’ de mesa redonda de profesionales del sector.

No es común que en la ficción o séptimo arte, el mundo del bar sea el protagonista. Lo típico es que el bar sea el escenario o hilo conductor de una historia mayor. Quizás los personajes principales beban algo, se relajen o tomen al asalto una mesa del local para que sea su nuevo centro de operaciones. Es posible que James Bond se acerque a la barra a ordenar un ‘Dry Martini’ más por capricho de Ian Fleming, que nos desliza en sus historias su pasión por el bar, que porque sea relevante para detener al megalómano de turno. Existen algunas obras donde la perspectiva y narrativa pertenecen al bar. En esas obras se puede extraer auténticas lecciones del oficio que están al alcance de cualquiera que sepa verlas.

Estos días de aislamiento y cuarentena son ideales para compartir con otros esas historias donde el bar habla con voz propia. Os he ordenado las recomendaciones por orden de accesibilidad, donde la primera es disfrutable por todos y la última solo los más entusiastas serán capaces de valorar.

Leer el artículo completo en la revista