Alessandro Garzone y Diana Piron son el matrimonio dueño del restaurante italiano Amici Miei ubicado en el barrio Nervión de Sevilla. Su apuesta: platos 100% caseros como los que se elaboran en su país natal. Entre su oferta se hallan las pastas ultracongeladas de Surgital

Las historias de amor reales poco se parecen a las grandes producciones de Hollywood, pero al contrario que en la gran pantalla muchas de ellas permanecen a lo largo del tiempo y dan un ejemplo de paciencia, tenacidad y trabajo conjunto que poco tienen que envidiar a las primeras. El día a día de Alessandro Garzone y su mujer Diana Piron es una pequeña muestra de lo que puede construir el amor y las ganas de llevar a cabo un proyecto. Se conocieron hace ocho años en Barcelona y se enamoraron. Ambos italianos, ella de Sicilia y él de Roma, vivieron una temporada en Tenerife para después trasladarse a Sevilla y abrir su propio negocio. “Nos enamoró la forma de vivir de los españoles, su mentalidad. En Italia la gente se preocupa más de las apariencias. Después de 16 años aquí, me siento como uno más. Tengo 36, así que es casi media vida”, cuenta Garzone.          

A su llegada a Sevilla contaron con la ayuda y asesoramiento de su actual socio y amigo Guido. La primera apuesta fue abrir un pequeño local en el que servían porciones de ‘pizza’, pero hace dos años y medio decidieron expandir sus horizontes y se atrevieron a inaugurar Amici Miei, en español “amigos míos”, un local acogedor decorado al estilo moderno -‘vintage’, situado en el barrio de Nervión en Sevilla. “Al llegar a esta ciudad nos dimos cuenta de que había muchos restaurantes italianos, pero muy pocos ofrecían comida italiana de verdad, así que decidimos elaborar la carta con platos típicos, los que comemos todos los días en nuestra casa y en nuestro país”, explica el dueño.

Los comienzos de este matrimonio “fueron duros”, según recuerda Garzone, él y su mujer, después de 20 años cada uno trabajando en la hostelería, tenían que empezar de cero, pero poco a poco el público fue conociéndoles y valorando la singularidad de su comida casera, y el negocio sigue hacia delante. Hasta allí se acercan familias, parejas, gente que trabaja en los alrededores de esta conocida zona sevillana y turistas que viajan a conocer la ciudad. Con una capacidad para 110 comensales, terraza exterior y un menú de martes a viernes que no supera los 10 euros, muchos han escogido a Amici Miei como su lugar favorito y se han vuelto habituales. “A los españoles les encanta comer aquí y la verdad que tenemos muy buenos profesionales trabajando y los clientes se dejan asesorar mucho por nosotros”, añade Garzone.

En su apuesta por la cocina y los productos italianos, este matrimonio también se decidió, sin ninguna duda, a utilizar la pasta rellena ‘ultracongelada’ de Surgital de sus diferentes gamas como la línea de Laboratorio Tortellini o Pastasí. “Conocimos esta marca a través de Comercial CBG y una de las razones que nos convenció para utilizarla en nuestro restaurante fue el hecho de que sea congelada, porque nos facilita mucho el trabajo ”, detalla Garzone. Además de esta cualidad, el dueño de Amici Miei enumera otras como el estupendo relleno, la calidad – precio del producto y la variedad de los formatos. “Ahora mismo tenemos dos tipos de ‘ravioli’, los ‘gnocchi’, los ‘amichetti’ y los ‘fiocchetti’, pero pensamos aumentar la oferta en un futuro. Estamos contentísimos”, añade.

Leer el artículo completo en la revista