El restaurante Casa Michaela en Palma de Mallorca, defensor de mostrar la versatilidad de la cocina italiana, ofrece entre sus productos las pastas frescas ‘ultracongeladas’ de Surgital de las gamas Laboratorio Tortellini, Pastasí e Il Pastaio del paese

Luca y Michaela se conocieron en Mallorca y decidieron abrir un restaurante italiano hace ya casi cuatro años. Lo llamaron Casa Michaela, el nombre de pila de su dueña. Él, italiano, y ella, alemana, se unieron para ofrecer a sus clientes una cocina italiana que rompiese los esquemas preestablecidos en los paladares españoles. “No queríamos hacer la comida típica que ya conocía todo el mundo. La gente solo suele conocer la boloñesa, los canelones, la lasaña…y yo estoy en contra de que sólo se promocione eso. La cocina italiana es muy rica y variada”. 

Este cocinero, que siguió una estricta formación en Italia y Alemania y que siempre ha estado ligado a la hostelería, cuenta que los comienzos fueron duros, pero que poco a poco su apuesta fue consolidándose y que son muy felices trabajando en pareja. “Al principio nos encontramos con muchas dificultades, es complicado ser nuevo y darse a conocer. Después fuimos creciendo poco a poco y ahora celebramos incluso bodas, comuniones, bautizos. Estamos contentos. De hecho, nuestra clientela es bastante fiel y hemos vivido en directo peticiones de matrimonio o incluso presenciado como parejas han sabido que iban a ser padres en nuestro local, en el que caben alrededor de 30 comensales”. Por su parte, Michaela no conocía el negocio hostelero, pero cuando conoció a su actual marido en la isla “vio potencial en el restaurante y en él y se lanzó”, según recuerda Luca entre risas. 

Leer el artículo completo en la revista