El ‘bartender’ de Especiarium ha creado un nuevo menú dividido en tres secciones: Infantilismo, Juventud y Madurez, donde recrea los estadios de conducta coctelera: la iniciación, frescura y experiencia

A los tres meses de abrir Especiarium en el barrio barcelonés del Born, Antonio Naranjo y su socio tuvieron que echar el cierre por la pandemia. No les había dado tiempo a explotar la idea sobre la que habían montado el local: que fuera el lugar más mágico sobre cócteles y especias.

Durante el tiempo que los bares y locales de ocio nocturno estuvieron cerrados, se reinventaron con cócteles de ‘take away’ y otros negocios que surgían para estar activos, pero el parón les ha venido muy bien, a nivel de creatividad para lanzar ahora un menú de 23 combinaciones que tratan de “satisfacer todas las necesidades que los clientes tienen” cuando se colocan delante de una barra.

Leer el artículo completo en la revista