Esta creación de los dueños de A’Barra, que ya tiene una estrella Michelin, presenta un menú de 12 increíbles platos en una sala donde todos los detalles conducen al comensal a disfrutar de una experiencia única y personalizada

A’Nomalo es casi un restaurante clandestino, si no fuera por el cartel que indica desde la calle que esos grandes ventanales entre árboles, en los bajos de una vivienda, es la nueva apuesta gastronómica en Madrid y uno de los aspirantes a conseguir una estrella Michelin.

De hecho, no lleva ni un año abierto y ya es un local recomendado por la Guía Michelin lo que “es un honor ganado con mucho esfuerzo” para sus responsables y que significa “ir en la dirección correcta para conseguir la famosa Estrella”.

Situado en la calle de Pinar, en un barrio residencial donde uno no espera encontrarse este mágico lugar, la entrada es compartida con lo que podríamos decir es su restaurante madre, A’Barra, el local que crearon las empresas de ibéricos Joselito y la de conservas La Catedral, y que ya ha sido reconocido con el estrellado premio de la Guía Michelin por su buen hacer con el tratamiento del producto.

Pero ellos quieren más y quieren algo diferente, anómalo, como muy bien han bautizado a esa habitación sorpresa que surge de una puerta giratoria gigante, pesada, que abre paso a otra forma de hacer las cosas, a otro mundo. Y es que A’Nomalo es un restaurante dentro de otro restaurante.

Leer el artículo completo en la revista