La coctelería del Hotel NH Collection Madrid Suecia es uno de los mejores lugares secretos de Madrid en los que descubrir una barra llena de guiños al escritor norteamericano y con tragos donde el ron es el protagonista principal

Últimamente, muchos locales de cócteles se han montado intentando recrear los famosos ‘speakeasy’ que surgieron en EE. UU. durante los años de la Ley Seca de alcohol para poder disfrutar de tragos muy especiales sin enfrentar a la Policía. Sin embargo, pocos son tan genuinos como para que se tenga que entrar en ellos atravesando una puerta que hay en los baños. Exactamente el camino que hay que hacer para descubrir el espíritu secreto, de contrabando, de Hemingway, la coctelería del madrileño Hotel NH Collection Madrid Suecia

“El escritor estadounidense Hemingway estuvo en este hotel la última vez que visitó España, en los 50, y hemos querido mantener vivo su rastro y su estilo tanto en el nombre como en el diseño del local y hasta en la carta de cócteles”, explica Chema Insausti, el responsable de la barra de este escondido rincón que se está convirtiendo en uno de los preferidos de los amantes de la coctelería en la capital.

Siguiendo el rastro del autor de “¿Por quién doblan las campanas?” si hay un rey que gobierna la carta de cócteles ese es el ron. Cualquier combinado con ron se convierte en un éxito de ventas entre los clientes que se atreven a entrar en este lugar.

“La carta tiene mucho que ver con el escritor. Hemingway era un enamorado de Cuba y le gustaba mucho El Floridita, por eso, tenemos una edición especial del ‘Daiquiri’ famoso que bebía en ese local”, aclara Insausti.

Además, entre la oferta de esta curiosa barra también hay una mezcla con el mismísimo nombre de Hemingway y que apuesta por el que llaman el mejor ron del mundo. “El ‘Hemingway Especial’ tiene Zacapa 23, pomelo, lima, azúcar y un toque de pimiento ‘bitters’”, enumera el ‘bartender’.

Los misterios de este local llegan incluso hasta cómo han ido captando a su personal más cualificado. Chema Insausti explica que llegó a la barra y hasta a la coctelería casi por casualidad. “Empecé a trabajar en Chicote pero sin tener ni idea de coctelería, en una fiesta del cineasta Almodóvar, y me quedé 10 años. Me fui formando y me fui enganchando a este mundo”, aclara cuando habla de sus inicios.

Lo suyo con el Hemingway fue una cuestión de curiosidad. “Vi una exposición sobre el tema y me pasé por el local de visita. Me dijeron que necesitaban a un ‘manager’ y aunque yo no estaba buscando trabajo, me gustó tanto el local que ya llevo trabajando más de un año aquí”, recuerda el responsable de la coctelería.

Insausti reconoce que este tiempo ha sido muy positivo porque la temporada está siendo muy buena ya que cada vez más gente viene descubriendo las bondades de un verdadero ‘speakeasy’ en pleno centro de la capital. Pero sobre todo porque se ha convertido también en un local muy concurrido a la hora de realizar eventos y presentaciones de destilados, entre otras citas.

Los responsables de su puesta en marcha son conscientes de que el hecho de que sea un local secreto, apostar por una decoración de sofás en terciopelo rojo y con asientos cómodos le dan un aire claro de los años 50 que marca el carácter de la coctelería pero también de la elección de los tragos.

“Hacemos cualquier tipo de coctelería que tenga que ver con el ron, que es nuestra especialidad”, asegura Insausti.

Leer el artículo completo en la revista