La Diputación de Valladolid ha dado a conocer en Madrid su catálogo de experiencias enogastronómicas a los profesionales del sector en el evento, #ValladolidEsVino. En él, cuatro Rutas del Vino certificadas de la provincia como son Cigales, Ribera del Duero, Rueda y Toro presentaron algunas de las muchas propuestas que el visitante puede encontrar en su viaje a esta tierra

Bien es sabido que España es tierra de vinos. En esta ocasión, dirigimos los pasos a escasos 200 km de Madrid, hasta llegar a Valladolid. Un lugar de contrastes, aromas y sabores, que irradia cultura por los cuatro costados y hospitalidad a raudales dispensada por su gente acogedora y de grandes miras. 

Valladolid es un conjunto de muchas cosas maravillosas, pero sobre todo #ValladolidEsVino. Valladolid ha sabido convertir el vino en un elemento sobre el que gira gran parte de su atractivo turístico. El vino forma parte del paisaje gracias a sus 22.000 hectáreas de viñedo, junto a las bodegas que perfilan su horizonte. Además, es la única región española que cuenta con cinco Denominaciones de Origen: Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y Vinos de la Tierra de León, junto a cuatro Rutas del Vino certificadas: Cigales, Ribera del Duero, Rueda y Toro. Todas ellas ofrecen una amplia oferta de actividades, encuentros y eventos para aquellos visitantes que estén dispuestos a descubrir los matices de sus caldos.

Recientemente, la Diputación de Valladolid, con la colaboración de la cuatro Rutas del Vino Certificadas, ha organizado un evento en el Hotel Meliá Castilla, de Madrid, cuyo objetivo fundamental es incidir de manera notable en el mercado madrileño, el principal mercado emisor hacia la provincia de Valladolid. En el evento, la meritada diputación dio a conocer su catálogo de experiencias enogastronómicas a los profesionales del sector. Al acto, el cual se ha convertido en una cita imprescindible en la antesala de la Feria Internacional del Turismo (Fitur), acudieron también diferentes bodegas de la provincia que ofrecieron sus exquisitos caldos y productos típicos a los numerosos asistentes, quienes también pudieron disfrutar de la rutas vitivinícolas presentes. 

Leer el artículo completo en la revista