Gran Meliá Hotels & Resorts, la marca hotelera de lujo, ofrece una expresión moderna de la cultura española a través de experiencias y servicios excepcionales. Con el proyecto “Lecciones del Gran Vivir” nuestra cultura se convierte en un valor internacional que se comparte en los hoteles Gran Meliá en todo el mundo

La idiosincrasia española y, en definitiva, nuestro modo de vivir, podemos decir que da la vuelta al mundo. ¿Cómo? Debido a Gran Meliá Hotels & Resorts, la primera marca hotelera de lujo en nuestro país y a su proyecto “Lecciones del Gran Vivir”.

Una iniciativa que servirá de escaparte para mostrar nuestros ‘must’ a través de una serie de experiencias en tres hoteles Gran Meliá de España.

“Las Lecciones del Gran Vivir que compartiremos en los hoteles Gran Meliá de todo el mundo, nos permitirán mostrar la cultura, los valores y nuestras raíces a través de una experiencia de auténtico lujo, compartiendo con nuestros clientes lo mejor de nuestra forma de vida”, señala André P. Gerondeau, ‘chief operating officer’ de Meliá Hotels International, mencionando asimismo que: “De este modo Gran Meliá se impregna de la grandeza de nuestras costumbres y tradiciones, nuestra gastronomía vanguardista, del diseño y el respeto por las cosas bien hechas y los placeres simples de la vida. Así compartimos tres únicas experiencias que se muestran a nuestros clientes en tres conceptos muy enraizados en nuestra esencia: la Noche, la Artesanía y la Sobremesa”, explica.

La primera experiencia en llegar fue la “Noche” a la capital hispalense, concretamente en el Hotel Colón. Este momento ideal para sentir con más fuerza todo lo que nos rodea cuenta con un embajador de excepción, el músico y figura clave del flamenco Tomatito, que dio un concierto privado en el hotel como pistoletazo de salida de las “Noches”.

La segunda en aparecer ha sido “Artesanía”, que ha elegido como escenario el Gran Meliá Hotel de Mar, ubicado en el ‘Passeig de les Illetes, de Palma de Mallorca. Una experiencia en la que la reputada chef Marga Coll y la pintora Andrea Zarraluqui se unen para crear un menú con producto local servido en los maravillosos platos pintados a mano por la artista, el cual se podrá degustar cada noche en el restaurante Arrels de dicho hotel hasta finales del mes de octubre, de miércoles a domingo. Una colaboración que fusiona arte y gastronomía de km.0. “Vamos al mercado cada día, el producto local nos inspira y ofrecemos una cocina que muta en función de la mejor materia prima del momento, de ahí que nuestro menú evolucione diariamente: aquí encontramos tomates de diferentes tipos, pimientos, berenjenas, mariscos y moluscos como los mejillones de Menorca, pescados como salmonetes o déntol, y frutas como melón, fresas o sandía. Pero también ponemos en valor al productor local, como en los quesos que presentamos, quesos artesanales con leche de razas autóctonas y que acompañamos de mermelada y membrillo hechos por mi madre”, cuenta Marga Coll, máximo exponente de la cocina local y punta de lanza de la nueva hornada de jóvenes chefs de la isla.

Leer el artículo completo en la revista