Las sombras se van disipando en el mercado de la cerveza. Ya iba siendo hora para un sector, que causa alegrías en la economía española, que ejerce una gran influencia positiva en otras industrias de suma importancia para las arcas nacionales, generador de empleo y muy comprometido con el Medio Ambiente y el ámbito social. Según las conclusiones del Informe Socioeconómico del sector de la cerveza de 2013, presentado por la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y facilitado por Cerveceros de España, “después de cuatro años de caídas, las ventas de cerveza durante el verano de 2013 experimentaron un repunte. Este incremento vino precedido de la decisión de mantener la tasa impositiva de la cerveza. La estabilidad fiscal ha contribuido, junto con la llegada récord de turistas, a estimular el consumo en hostelería, donde aumentó el número de veces que se pidió una cerveza.
Si bien en el conjunto del pasado año las compañías cerveceras comercializaron menos cerveza, el porcentaje de descenso fue ligeramente inferior al de 2012. Esta atenuación de la caída respondería a la recuperación de la hostelería, cuya facturación creció cuatro meses consecutivos a partir de agosto. Fue precisamente en noviembre de 2013 cuando los ingresos de bares y restaurantes experimentaron una subida próxima al 3%, siendo la mayor desde el inicio de la crisis económica.
Detrás de este dato se encuentra, entre otros factores, el hecho de que el número de veces que se pidió una cerveza en un establecimiento hostelero aumentó cerca del 12%, frente al descenso del 4,5% producido en 2012. En estas ocasiones, más del 80% de los consumidores de cerveza la tomaron con algún tipo de alimento, ya fuese en comidas, cenas o tentempiés. Dada esta capacidad de la cerveza para impulsar el gasto en otros productos, no es de extrañar que entre el 25% y el 40% de los ingresos de los locales de hostelería dependan del consumo de esta bebida.

 

 

Leer el artículo completo en la revista