La Caminera Club de Campo se presenta como un complejo que engloba un hotel de cinco estrellas, dos espacios gastronómicos dirigidos por el chef Javier Aranda, habiendo sido el restaurante Retama, distinguido con una estrella Michelin, un campo de golf profesional con 18 hoyos, un pabellón de caza, un aeródromo privado y un Spa considerado como el ‘Mejor Luxury Wellness Spa’ de España

Permítanme gritar al mundo que, “En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre sí quiero acordarme”, La Caminera Club de Campo, evocando y parodiando a la gran obra maestra de la literatura española y una de las más importantes de la literatura universal como es “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, del célebre Miguel de Cervantes Saavedra, se puede disfrutar del silencio, saborear el tiempo lentamente, fundirse con la naturaleza de un bonito paisaje manchego con sus olivos y tierras de labranza, disfrutar de una gastronomía de estrella Michelin, sumergirse en un premiado mundo ‘wellness’ con los frutos de la tierra, y dejar fluir el cuerpo y la mente con las actividades y comodidades que este hotel pone a disposición.

Erigida como un antiguo cortijo en su destino inicial, actualmente reformada y ampliada, la estructura ha dado vida a un hotel moderno y de bonito diseño, con categoría cinco estrellas, a las afueras del término municipal de Torrenueva (Ciudad Real) como lo es La Caminera Club de Campo. Un proyecto de la cadena familiar Sallés Hotels, fundada por Salvador Sallés y Rosa María Oriol, la cual está formada por establecimientos de cuatro y cinco estrellas, ofreciendo una amplia variedad de tipologías de hoteles. 

La Caminera Club de Campo no es un hotel sin más. En una finca de más de 1.000 hectáreas de terreno, el complejo también cuenta un campo de golf profesional de 18 hoyos, un pabellón de caza y un aeródromo privado.

Pasando a su interior, el hotel dispone de un total de 61habitaciones que dejan observar por sus ventanas esa panorámica exterior como un remanso de paz y un tratamiento ‘detox’ del ritmo urbanita. En su clasificatoria de ‘Clásicas’, ‘Deluxe’, ‘Junior Suite’, ‘Élite’, ‘Suite Privilege’ y ‘La Caminera Suite’, la amplia superficie de las estancias contempla el mayor confort para los huéspedes con camas ‘king size’, bañera de hidromasaje y ducha de sensaciones, además de otros halagos.

Agasajos que, a su vez, en cuestión de paladar, llegan por sí solos. El hotel hace alarde de su restaurante gastronómico Retama, que acaba de entrar en el universo de la Guía Roja con la recién estrenada estrella Michelin, dirigido por el chef toledano Javier Aranda, ‘alma mater’ del Gastrobar La Cabra y del restaurante Gaytán, que ostenta otra estrella Michelin, ambos en Madrid. El chef rinde homenaje a la cocina manchega y a los productos de la tierra con sus platos de autor en el restaurante Retama, mezclando modernidad y tradición, y en la que las materias primas de proximidad y de temporada se combinan con técnicas y sabores de otras culturas.

Asimismo, el hotel posee un espacio gastronómico, con buenas vistas y atractivo diseño, llamado El Prado Café Lounge, que presenta una carta variada y más informal, con guiños al recetario local y de temporada, también bajo la dirección de Javier Aranda.

Ambos espacios se nutren de una espectacular bodega subterránea con más de 200 referencias de todo el mundo, con predominio de los vinos de las D.O. de Castilla La Mancha y demás atractivas e interesantes etiquetas.

 

Leer el artículo completo en la revista