Los licores de crema evolucionan bien en los canales distributivos del mercado español. En Hostelería cuentan con un incremento de un 6%, cifra muy superior del total de la categoría que registró un aumento de un 1%. Su calidad, variedad e innovación son algunos de sus atributos

Su melosidad, sus tonos cálidos, su dulzura y ese recuerdo a la memoria de saborear, aunque con otra textura, esos destilados que de seguro nos habrán hecho soñar en alguna ocasión, además de esa evocación incluso de dulces postres, son algunas de las pinceladas con las que se dibujan los licores de crema.

Estos productos gustan a los españoles, amantes de una buena y larga sobremesa, para disfrutar en compañía, algo que encaja fielmente con el patrón de consumo mediterráneo. 

Un consumo que no solo se realiza después de comer y en modalidad de “chupito”, sino que también se traslada a la copa nocturna y que, además, ha sabido colarse hábilmente en las cocteleras avivando la fantasía e innovación de los ‘bartenders’ dada la gran variedad de productos existentes. Porque de pluralidad se escribe la historia de estos licores. No sólo es patrimonio del ‘whisky’ el destilado base de esta categoría, sino  que a su vez se pasean por ella otros espirituosos como el ron, el orujo, el tequila, etc, ofreciéndose un panorama global de sabor aún con muchas producciones regionales, porque con ellas se visten a menudo estos licores de crema. 

Analizando el mercado español de los licores de crema, tal y como afirma Marta Vázquez Martínez de Miguel, ‘consultant’ de Nielsen, éstos siguen mostrando una buena evolución en ambos canales. En Hostelería los licores de crema representan el 22% de las ventas totales (volumen) y crecen un 6%, muy por encima del total de la categoría, que creció un 1%.

Por su parte, en el canal de Libreservicio muestra un crecimiento del 9%. 

No podemos dejar de mencionar la calidad que envuelve ese amplio e innovador surtido de licores de crema. A continuación les mostramos algunos de ellos. 

Si viajamos hasta México con la imaginación y el paladar, saborearemos su bebida nacional, el tequila. Pues, tomando como destilado base ese espirituoso, y con un acompañamiento que le proporciona una nota diferente, les presentamos las cremas de tequila Cuirass, en su versión Rose y Chocolate, que se distinguen por su unión de fortaleza y dulzura.

Unesdi comercializa estos productos en el mercado español. Cuirass Rose y Cuirass Chocolate son unas mezclas únicas, delicadas y sutiles que ya su propio nombre y diseño encierran. 

Las rosas negras, sólo crecen en pequeñas cantidades en la pequeña aldea de Halfeti, en el sur de Turquía. Las condiciones  únicas  del  suelo y los niveles de  pH de las aguas subterráneas en la zona, que se filtran desde el río Éufrates, permiten que el color rojo carmesí de la rosa se convierta en negro. Pero existe un hecho extremadamente raro que hace que la rosa de Halfeti sea aún más
valiosa, pues sólo aparecen negras en los meses de verano. 

Cuirass Rose es una crema de tequila con fresa inspirada en esa mezcla sutil, la fortaleza de una coraza (Cuirass) representada por el tequila y la dulzura de la fresa creando un conjunto armonioso y único.

Por su parte, la crema de tequila Cuirass Chocolate está inspirada en una mezcla milenaria, la fortaleza de una coraza (Cuirass) representada por el tequila y el exotismo del chocolate. Un conjunto originario de la américa pre-colombina, reinterpretado en esta crema.

Leer el artículo completo en la revista