El Grupo hostelero Moga tiene un fuerte anclaje en la búsqueda de la mejor calidad para ofrecer a su asidua clientela, tanto en materias primas como en servicio, el que brinda con el mejor exponente humano, y en las instalaciones de los propios establecimientos

Más de cuarenta años de experiencia y ‘savoir faire’ en el mundo de la hostelería avalan a un grupo de peso en el sector, cuyo nombre revela la identidad de la familia García Montaner, artífice de la existencia del mismo. Hablamos del Grupo Moga, por supuesto. 

Este grupo hostelero suma en su haber restaurantes, hoteles y una actividad de eventos gastronómicos y ‘catering’, siendo las ciudades que acogen todo este fermento hostelero Valladolid y Madrid en territorio peninsular y, fuera de él, Menorca y Las Palmas de Gran Canaria.

“El grupo lo creó mi padre y nos dedicamos a la restauración principalmente; de hecho contamos con veinte restaurantes, pero también estamos inmersos en el campo hotelero ya que tenemos dos hoteles en Menorca y tenemos un tercero en construcción, que contará con 91 habitaciones y tendrá una categoría de cinco estrellas”, comenta Lucas García durante nuestra agradable conversación, quien está al frente del negocio junto con su hermano Santiago.

Con la pasión de sus propios autores por este sector Horeca como base de operaciones, el Grupo Moga irradia, en todo lo que hace, una filosofía que tiene como eje la excelencia. “El denominador común en todos nuestros establecimientos es la calidad, siempre intentando llegar al máximo exponente de la misma, ya sea en el producto que ofrecemos, en las instalaciones de los locales, o en el servicio que damos con la mejor calidad humana. Y la distinción entre ellos radica en el tipo de público y la ubicación de cada local; contamos con una oferta diferenciada para cada sitio”, manifiesta. 

Viajando hasta la capital pucelana y, entre los diversos restaurantes que tienen repartidos por Valladolid, nos detenemos en tres de ellos: Aquarium, Gastrobar Sabores y Rioluz.

“Los primeros que se inauguraron fueron los restaurantes Aquarium y Sabores, que así era como se llamaba al inicio, convirtiéndose en Gastrobar Sabores hace un par de años. Se trata de dos restaurantes adquiridos en virtud de una concesión del Ayuntamiento y están ubicados junto al Campo Grande de la ciudad, hallándose uno al lado de otro. Pero ambos presentan dos líneas de trabajo distintas, también en cuanto a decoración se refiere. Abiertos hace nueve años, Aquarium es un restaurante especializado en arroces, ya que vimos que era un nicho de mercado que no estaba cubierto en la ciudad, apostamos por ello y porque nosotros trabajábamos muy bien el tema en las islas; de hecho, ya teníamos un primer Aquarium en Menorca y este año hemos abierto otro más en esa isla. En el restaurante tenemos unos veinte tipos de arroces, los cuales proponemos según la temporada como por ejemplo, el ‘Arroz del Señorito’, ‘Arroz meloso de bogavante’ o el ‘Arroz meloso de carabineros’. Pero, en Aquarium, también tenemos como especialidad el atún rojo, con el que preparamos variados platos no solo ‘tartar’ o ‘tataki’. Y, también servimos pescados, mariscos y alguna carne. Asimismo, somos conocidos por nuestros postres caseros, como la tarta de queso.

Leer el artículo completo en la revista