Podríamos decir que My Way Cocktail & Bistró ha venido para revolucionar los paladares de los coruñeses. Platos salados, dulces, cócteles con y sin alcohol… Todo junto, sí. Pero, no revuelto. La armonía reina en esas combinaciones, con el estilo que Iván Cortón imprime en ellas. Por supuesto, a su manera, como bien reza el nombre de su recién estrenado local en pleno centro de A Coruña. “Se inauguró el 10 de septiembre de este año y el nombre hace referencia a la canción de Frank Sinatra, “My Way”, porque este local es una forma de interpretar y de trabajar a mi manera”, afirma Iván Cortón durante nuestra amigable charla.
Cuidando hasta el último detalle, ha abierto sus puertas el local. Un establecimiento nacido para provocar sentimientos en los clientes. Como le gusta a su autor. Les recibe una terracita interior que deslumbra con su blanco impoluto y el cristal que ofrece, abrazando a la clientela con “dos paredes de jardines verticales con plantas naturales, que otorgan sensaciones de frescor y naturaleza”, comenta Cortón. Eso de entrada. Y después, al acceder al interior, se despliega ante la vista un mundo de fantasía con los papeles pintados de sus paredes, de las que cuelgan espejos y fotos antiguas, al igual que con las lámparas estilo años 60, que iluminan aún más el blanco y el negro de su pavimento. “En la decoración he querido volver atrás en el tiempo, a un estilo más clásico. Quería jugar con la madera y puse la parte de atrás de la barra como si fuera una cajonera, además en el centro del local hay una mesa de madera, tipo sastre, con 18 cajones, todos útiles”, afirma Iván.
Con una experiencia de más de 20 años en hostelería, Iván tenía muy claro lo que quería que ofreciese My Way Cocktail & Bistró, y no es otra cosa que “unir la cocina con la coctelería”, como explica. Y así ha sido. Claro, que así ha sido. Además con una gran aceptación. “El punto fuerte son los maridajes de platos que tenemos en la carta con nuestros cócteles de autor o clásicos, incluso con cócteles con champán, o con vino, por ejemplo. En fin, se ofrece una opción a los clientes diferente a lo que están acostumbrados. Se trata de un concepto muy innovador en esta ciudad, y fue una apuesta algo arriesgada, pero la aceptación está siendo muy buena hasta tal punto que he tenido que crear una carta de maridajes. A los clientes les gustan los maridajes, son muy receptivos, piden información y se dejan aconsejar”, menciona Cortón.

 

 

Leer el artículo completo en la revista