Una cafetería especializada en productos italianos de primerísima calidad, con una oferta gastro-nómica que mima los ingredientes y que lleva el toque particular de la casa. La originalidad y la innovación son sus señas de identidad

Desde el pasado mes de enero, la madrileña calle de Eloy Gonzalo acoge un pedacito de Italia para el deleite del paladar. La entrada al local ya anuncia, con su propio nombre y los colores que representan al país transalpino reflejados de forma sutil en la fachada, la oferta que allí se puede degustar. 

Con gusto, elegancia y esmerado cuidado por el más mínimo detalle, su anfitrión, Fernando Martínez, ha recreado un establecimiento en el que marcar diferenciación, originalidad e innovación para hace sentir a gusto a la clientela, buscando su fidelización. Con una experiencia de casi un cuarto de siglo en el mundo de la restauración y hostelería, en esta ocasión, le ha echado el ojo a la cocina italiana, a la enseña de la alta calidad de sus materias primas. Una calidad que en Tramezzini Café se complementa con el arte de la combinación de los productos realizada con un perfecta maestría.

Una delicada armonía que transciende también al maridaje con etiquetas vinícolas del ‘bel paese’, por supuesto, con ese mismo linaje de excelencia que Tramezzini Café sabe brindar. 

Su propuesta culinaria adopta una forma original, divertida y desenfadada. “Me fijé en los ‘tramezzini’, sándwiches venecianos que se distinguen por estar hechos con un pan de molde blanco, de leche, particularmente esponjoso, que es más grueso y algo más grande. Hablé con una especialista de gastronomía italiana que me puso en contacto con mi asesor gastronómico, ambos italianos, que estudiaron y analizaron diferentes maridajes entre distintos embutidos, -cortados muy finos con una máquina especial-, y variados quesos, además de las salsas que podrían acompañar a las distintas combinaciones como por ejemplo una salsa de nueces, de pesto o una salsa rosa hecha con el ‘pepperoncino’ típico de Italia. Propuestas elaboradas según las estaciones del año; como el ‘tramezzini’ con jamón cocido, champiñón y salsa de nueces que tenemos ahora, en invierno, por ejemplo”, comenta.

Leer el artículo completo en la revista