Todo en función de la satisfacción de los clientes. Así debe ser. Los profesionales de hostelería deben estar siempre atentos a mimar y a agasajar a los consumidores, porque ellos son el alma del negocio. El hecho de dispensarles productos de calidad, variadas propuestas y un servicio impecable, son factores que fidelizan al cliente. Precisamente de la importancia de los detalles en las preparaciones nos habla en esta ocasión Lucio Tanfi, barista formador de la Università di Spagna e Portogallo de illycaffè, que aborda el tema del llamado ‘Latte Art’ en el ‘cappuccino’. ¿La versión más deseada de degustar el café? El ‘cappuccino’ se debe elaborar con la base de un perfecto ‘espresso’ y una crema de leche suave y aterciopelada, debiendo ser servido con una presentación que sorprenda al cliente y lo mime. La capacidad para sorprender se halla en la decoración, conocida como ‘Latte Art’ (diseño en la superficie del ‘cappuccino’). Los dibujos más comunes tienen forma de corazón, pero también lo son el diseño de una hoja o de una flor, aunque los baristas más expertos muestran su habilidad en la creación de otra serie de figuras, realizadas sólo con leche y café.
Realmente se necesita poco para hacer las delicias de la clientela y dejarles un buen recuerdo, así como para enriquecer la oferta del local y multiplicar las oportunidades de venta, tan sólo una jarrita de una medida adecuada y algo de habilidad.
No obstante, hay que señalar que el ‘Latte Art’ es una disciplina que requiere un cierto entrenamiento. De hecho, se organizan campeonatos sobre ello en todo el mundo y sus maestros son auténticos “monstruos” de la decoración. Por tanto, si las primeras veces que lo hagan no obtienen los resultados deseados, no se desanimen, al contrario, verán que practicando una y otra vez, podrán comprobar que, en poco tiempo, han aprendido la técnica.

 

 

Leer el artículo completo en la revista