Los negocios hosteleros tienen un gran potencial de crecimiento en nuestro país, pero tienen que integrarse en el mundo digital. Los conceptos ‘casual’ crecen a nivel mundial y para España es importante adaptarse a ese tipo de negocio en cuanto al formato de trabajo con el cliente

Se habla mucho de innovación, de tecnología, de digitalización como realidades de un mercado a aplicar en los distintos sectores de negocio. ¿Cómo se puede adaptar todo ello al campo de la restauración y hostelería?

De todo ello y de cuáles serán los modelos de negocio del futuro, Bar Business ha tenido la oportunidad de conversar con José Luis Cabañero, un profesional inmerso durante casi 30 años en el sector de la innovación y nuevas tecnologías en multinacionales que, en 2015, creó la Aceleradora de ‘startups’ Eatable Adventures, especializada en el desarrollo de nuevos negocios en el segmento ‘Food and Beverage’ español, junto con Mila Valcárcel y José de Isasa. En 2016 lanzó Gastroemprendedores, una gran comunidad de ‘startups’ del segmento F&B en Europa. Y el año pasado impulsó Food Business Angels, una red de inversores particulares dirigida a apoyar financieramente el lanzamiento de nuevas marcas españolas de Alimentación y Bebidas.

Adentrémonos en estos proyectos.

“Eatable Adventures se fundó porque vimos que había una necesidad en el mercado español para profesionalizar el desarrollo y el lanzamiento de nuevas empresas del sector de la restauración, alimentación y bebida. Pensamos que hacía falta un enfoque muy profesional para ser competitivos a nivel internacional, y la mejor forma que vimos fue empezar desde las pequeñas empresas, ayudándolas a nacer y crecer de modo correcto. Si conseguimos que las empresas pequeñas tengan un desarrollo profesional desde el principio, cuando crezcan serán grandes empresas con una competitividad muy alta. Observamos que era muy importante aplicar metodologías propias de otros sectores, como el tecnológico, y a partir de ahí decidimos echar a andar con nuestra iniciativa. Para poder acceder mejor a estas nuevas empresas, pensamos que era necesario hacerlo en fases muy tempranas de las mismas, y para eso lo mejor es estar en el momento de generación de la idea o incluso antes, cuando hay una inquietud por hacer algo en el sector. Y creímos que la mejor forma de realizarlo era a través de una comunidad llamada Gastroemprendedores, que llega ya a más de 25.000 y en donde generamos y ayudamos a desarrollarse el talento de emprendimiento del sector con formación, recursos ‘online’ y dando ejemplos de emprendedores que llevan unos años en el mercado, los cuales aportan su visión de cuál es el camino y las dificultades del mismo. Esto lo hacemos a través de eventos trimestrales que reúnen a unas 200 personas de media y eventos pequeños cada dos semanas de unas 30 ó 40 personas.

Asimismo, en noviembre de 2018 lanzamos la fase adicional Food Business Angels, con la que pretendemos que a través de una reunión trimestral, proyectos que consideramos interesantes y que estén en búsqueda de financiación puedan enviar su documentación y ponerse en contacto con inversores privados”.

¿Cómo ve el mundo de la hostelería y restauración español?

“Vemos que es una restauración que está evolucionando desde negocios de autoempleo, negocios pequeños con un ámbito limitado de desarrollo, hacia negocios con más capacidad de crecimiento, más sofisticados, que se comportan más como una empresa de restauración por el ritmo de crecimiento y por establecerse en múltiples locales y en múltiples ciudades.

Se trata de un sector en el que se puede invertir, que los negocios pueden tener crecimiento importante y que hay un tipo de negocio que puede desarrollarse y va mucho allá del trabajo personal o de un entorno familiar.

Leer el artículo completo en la revista