Sergio-Bastard_Casona-del-Judío_Bar-Business
Sergio-Bastard_Casona-del-Judío_Bar-Business

El chef Sergio Bastard ofrece una nueva propuesta a la clientela en la Casona del Judío que revela su propia esencia, ahondando en los productos de la tierra, y en la que los comensales pueden escoger el modo de elaboración de los productos que prefieran

No hay mayor autenticidad que cuando cada uno plasma su propio “yo” en lo que hace. Ese desnudo del propio ser, lo manifiesta de forma latente el creativo chef Sergio Bastard en su nueva propuesta culinaria en la renovada Casona del Judío en la capital santanderina. Una oferta que muestra más que nunca la esencia de su cocina potente, embriagándose de los productos y sabores de su tierra adoptiva.
Estacionalidad, fugacidad y elección del modo de elaboración podríamos decir que son las líneas de la hoja de ruta que sigue la carta del restaurante. En ella se contemplan doce productos de temporada seleccionados con esmero para trabajarlos de forma más clásica o creativa, a tenor de lo que desee el comensal. Y ello porque Sergio se ha fijado como objetivo que los comensales disfruten como nunca la experiencia, buscando la sorpresa continua y personalizando la propuesta gastronómica al máximo, ya que es el cliente quien diseña en cierta medida su menú, orientando al chef con sus gustos personales y sus posibles alergias e intolerancias alimentarias.
Por ponerles un ejemplo, la gamba roja puede degustarse en ensaladilla, tartar o arroz; o los guisantes lágrima pueden tomarse con yema de huevo ecológico e hinojo marino, o con jugo de Caricos.
La nota fugaz de la carta de la Casona del Judío la otorga el hecho de que los productos que en ella se contemplan van cambiando según los caprichos del mercado, lo que hace que aumente la curiosidad y esa capacidad de sorpresa culinaria que tanto gusta a los comensales, haciendo que las visitas a este establecimiento sean divertidas y únicas.
Este cocinero siente verdadero respeto por el producto, y es él mismo quien recoge las hortalizas, hojas y flores comestibles de su propio huerto junto al mar, impregnado de salitre. Eso multiplica el sabor y la autenticidad de sus platos, que llevan el sello inequívoco de su cocina.
En el marco de esta nueva propuesta culinaria, Sergio Bastard ha elaborado tres menús distintos que despiertan sensaciones jugando con la presentación, las texturas, los aromas y los sabores.
Uno de ellos es el denominado Menú Raíces, compuesto por una serie de aperitivos que también cambian semanalmente, tres entrantes, un pescado, una carne, un postre y ‘petit fours’, que varian cada semana. Todo ello por un precio de 38 euros.
Otra de las propuestas es la llamada Menú Gastronómico, formada por el aperitivo, cinco entrantes, un pescado, una carne, dos postres y ‘petit fours’; al precio de 48 euros.
Y, la tercera, es el Menú Gourmet, que agasaja a la clientela con un aperitivo, caviar, cinco entrantes, una carne, un pescado, dos postres y ‘petit fours’; por 58 euros.
Además, el Menú Gastronómico y el Gourmet ofrecen también una impresionante degustación de quesos con piezas muy especiales de diferentes rincones del mundo escogidas personalmente por el chef, que es un auténtico enamorado de este producto.

Leer el artículo completo en la revista