Esta premiada coctelería madrileña presenta una nueva carta inspirada, principalmente, en la mitología de diferentes culturas: china, india, griega, maya y egipcia con 30 propuestas de autor ideales para todos los gustos y paladares, entre las que se incluyen tres iconos de la casa

La sorpresa es un ingrediente más en las creaciones cocteleras de Salmon Guru. Una admiración que crece de forma continuada. Esta prestigiosa coctelería madrileña, capitaneada por Diego Cabrera, lleva la innovación, la experiencia del profesional equipo con que cuenta, el ‘savoir faire’ y la distinción en su propia idiosincrasia. 

Si los consumidores de hoy son ávidos para probar cosas nuevas y acumular vivencias, ahí está Salmon Guru para saciar esa sed de novedad con propuestas ‘mixológicas’ que no dejan indiferente a nadie, ni en fondo ni en forma. 

Precisamente, esta coctelería que se halla en el puesto 22 de la lista ‘The World’s 50 Best Bars’ y que ostenta el galardón de Mejor Coctelería de España en la última edición de los premios FIBAR 2020, entre otros reconocimientos de su amplio palmarés, acaba de estrenar una carta de coctelería en la que el grueso de su oferta está inspirada en la mitología de diferentes culturas: griega, india, china, egipcia y maya, principalmente. Por ejemplo, el cóctel ‘Dragon Daughter’ (rones 8 años y Reserva, sirope casero de horchata de frutos secos, puré de maracuyá y zumo de piña) surge del mito chino de Pangu y el huevo cósmico sobre la creación del universo; y ‘Horus’ (ron, brandy de albaricoque, zumo de bergamota, Angostura y miel de cúrcuma) está inspirado en la leyenda del escarabajo sagrado del dios egipcio Horus. Por su parte, el cóctel ‘Les fleurs du mal’ (‘whisky’, ‘sochu’, sirope de vino y lavanda y zumo de limón) toma referencia de la flor de loto, símbolo del budismo y flor nacional de la India; ‘Sangre de dioses’ (‘whisky’, mezcal, cordial de chile habanero y menta y zumo de chicha morada), trae su causa de la creencia de los mayas en el sacrificio como alimento de los dioses; ‘Ultramarino’ (una mezcla de ‘gin’, mezcal, manzanilla y cordial de lima y sirope de ruibarbo que se deja reposar durante 48 horas en un ánfora de barro previamente sumergida en agua de mar), surge de la civilización griega; y ‘Pichi Fizz’ (‘gin’, zumo de limón, hierbabuena y pepino frescos, amargo de ruibarbo, sirope de vainilla  y refresco de pomelo) se presenta en un divertido vaso que representa la imagen que los griegos tenían del caos.

Leer el artículo completo en la revista