Risso es una marca que apuesta por soluciones creativas para el profesional de la hostelería. Sus salsas se caracterizan por la calidad, pluralidad de productos y su versatilidad

La marca Risso, que se halla en el extenso ‘portfolio’ de Vandemoortele, nació con un claro objetivo: crear soluciones para los profesionales de la hostelería y ser un valor añadido en sus negocios.   

Risso ofrece  una amplia selección de salsas, natas vegetales, margarinas y grasas de alta calidad para los cocineros. Adentrándonos, en concreto, en el capítulo de salsas, Risso es especialista en esta materia reuniendo sus productos las credenciales para el profesional del ‘foodservice’. La calidad es uno de los atributos de estas salsas. Las mismas se elaboran con ingredientes seleccionados y son únicas en su textura, cremosidad y sabor, siendo muy resistentes a la oxidación y extremadamente estables, tanto en platos fríos como calientes.

La diversidad de salsas que ofrece Risso es otra de sus notas distintivas. Englobadas en salsas clásicas, originales y para ensaladas, el profesional de la restauración encuentra soluciones sin gluten, sin lactosa, sostenibles (elaboradas con huevos de gallinas camperas), con certificación halal, vegetarianas y ricas en omega 3. Asimismo, cuenta con formatos pensados para el sector hostelero con botes de 750 ml, 1 litro y hasta un ‘packaging’ en forma de cubo de 5 litros, en el caso de la Mayonesa Superior. Veamos cada uno de los tipos de salsas Risso y su versatilidad de uso:

Dentro del apartado de Salsas Clásicas, Risso Mayonesa Superior, el lanzamiento más reciente de la marca, destaca por su alto contenido en aceite, con un 71%, su excelente textura firme, su genuino sabor, por no contener gluten y ser vegetariana. Además de en botes de 1 litro, viene también envasada en cubos de 5 litros. Esta mayonesa es ideal como acompañamiento de patatas fritas, para platos fríos como ensaladas y ensaladillas rusas, en bocadillos e incluso para platos de larga exposición en barra o bufé.

Por su parte, la Risso Kétchup posee la cantidad de tomate más elevada del mercado, como señala la empresa. Se emplean 168 gramos de tomate por cada 100 gramos de kétchup. Se trata de una salsa sin gluten y con certificación halal, perfecta para acompañar platos de pasta, patatas fritas, hamburguesas y bocadillos. Respecto de la Risso Mostaza, cabe decir que es una mostaza integral fabricada según el proceso tradicional, a base de semillas de mostaza seleccionadas para dar un toque especiado a los platos. Además combina muy bien con carne fría o caliente. A su vez es apta para celíacos y cuenta con certificación halal. La Risso Tártara es cremosa y posee finas hierbas aromáticas como perifollo, cebollas y apio. Ideal para combinar con pescado y verdura frita, boniato laminado frito e incluso carne fría. No contiene lactosa, ni gluten y cuenta con la certificación halal. La Risso Cocktail es similar a la salsa rosa, de textura firme que va muy bien en platos con marisco y gambas. No contiene lactosa, ni gluten y cuenta con la certificación halal.

Leer el artículo completo en la revista