Misma seña de identidad, pero con toques personalizados. Desde Londres a Barcelona pasando por Hong Kong. Así ha aparecido en la escena catalana Boujis Barcelona; tercer local de la marca Boujis y segundo en la ciudad condal para Matt Hermer. Un concepto también de altura, aunque no roce el ‘skyline’ barcelonés como sí lo hace su primogénito concepto en la ciudad: el Eclipse Bar del hotel W. Sí, porque Hermer es el progenitor de ambos innovadores espacios. Acertada fue su decisión de ponerle fin a su carrera financiera para dar rienda suelta a su pasión: el mundo del ocio y la coctelería. Con unos efervescentes bares Eclipse, vino al mundo el concepto Boujis al darse cuenta de que la esencia de la coctelería no se encontraba en ninguna discoteca o club londinense. Para suplir esa carencia nació un club de miembros privado, que gusta dejarse ver con la aristocracia y personajes internacionales, que ha formado su propia familia. “La primera franquicia de la marca fue Boujis Hong Kong y la segunda la de Barcelona cuyos propietarios son Kevin Fortuny y Alberto Hidalgo conocidos empresarios de ocio nocturno en la ciudad condal. Boujis Barcelona se inauguró el pasado 29 de noviembre y se trata de un concepto de restaurante, coctelería Premium y club de primera hora hasta las tres de la madrugada. Un concepto que difiere en algo de su matriz, ya que la creación de la membresía funcionará completamente en un futuro próximo”, afirma Carlos Reyes, bar manager de este local sito en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.
Carlos apenas necesita presentaciones, un gurú de la ‘mixología’ merecedor de la dirección de la barra de este innovador y prestigioso concepto de ocio, que recientemente ha colgado el cartel de abierto. Ni un ápice de duda cabe para poder afirmar que Carlos, con su maestría, llevará las copas al nivel musical y de ocio que Hermer soñase un día.

Leer el artículo completo en la revista