Un local de altura, con mucho sentimiento, donde la pura esencia italiana se hace llegar al comensal. De eso se encargan Donato Denora y su prima Angelica Terzoli, inspirados en la memoria de su fallecido primo común Gianni, a quien debe su nombre este restaurante ubicado en Barcelona. En este acogedor y elegante establecimiento, donde los platos que se sirven también se impregnan de esa elegancia sin hacerles perder un ápice su espíritu sencillo, se pasean la ‘italianidad’ de sus propietarios y el periplo adquirido durante años en la capital británica.
Con orígenes del ‘bel paese’, Donato, nacido en la región de Puglia, en Altamura, provincia de Bari; y Angelica, venida al mundo en Londres, pero con fuertes raíces en el maravilloso sur de Italia por su familia; en su restaurante A Gianni no pueden hacer a menos de presentar productos de Altamura a los comensales, que conviven armoniosamente con otros del país transalpino y con influencias londinenses, porque también Donato transcurrió, nada más y nada menos, que once años en esa capital, y fue director de dos restaurantes.
Hace dos años, que Angelica y Donato inauguraron A Gianni en la Ciudad Condal atraídos, además de por la procedencia de la esposa de Donato que es de Barcelona, por su clima “somos gente de sol -comenta Donato durante el transcurso de nuestra agradable conversación-, y por la potencialidad que tiene esta ciudad. Nos inspiró mucho a los dos”, puntualiza.
Sus vidas se han fraguado en el mundo hostelero. “Procedemos de una familia de restauradores. Nuestro primo Gianni abrió en su día un restaurante en un pueblo cercano a Altamura, en Gioia del Colle, que hoy sigue funcionando, junto con otro restaurante-pizzería familiar sito también en esa misma localidad. Gianni fue quien nos transmitió la pasión por la restauración, y trabajamos con él en su restaurante italiano”, explica Donato Denora.

Leer el artículo completo en la revista