Comienza su trayectoria profesional en la Escuela de Cocina de San Sebastián, para después coger soltura trabajando en diversos restaurantes como el restaurante Zuberoa (Quipúzcoa); La casa Nicolasa, de San Sebastián; o el restaurante Zeria de Fuenterrabía, estos dos últimos especializados en pescados y cocina vasca. Debido a su paso por estos locales surge el concepto de lo que hoy ofrece en Muñagorri, una cocina tradicional española con raíces navarras y vascas, donde lo que importa es el producto de calidad.Después, trabajó en el Hotel Higueldo durante seis años y continuó su andadura por Madrid, donde se trasladó por amor, ya que su mujer, Pilar, es madrileña. En mayo de 2008 y tras más de veinte años de experiencia, decidió dar un paso más y abrir su propio restaurante, Muñagorri, en la localidad madrileña de Las Rozas, hasta 2011. En 2012 dio el salto a la capital en la calle Padilla 56.
Su restaurante, Muñagorri, está divido en dos ambientes y conceptos. La barra, que preside la entrada al local es perfecta para compartir los famosos ‘pintxos’ vascos o raciones. Por otro lado, el salón del interior es un lugar elegante y tranquilo, con mesas anchas y capacidad para 40 comensales.
En cuanto al comer, a Pedro Muñagorri le gusta la comida española, y sus clientes le definen como “un buscador de tesoros gastronómicos”.
Desde julio y hasta el fin de la temporada del higo, el restaurante Muñagorri propone varios platos elaborados con este fantástico fruto en distintas versiones. Aquí os detallamos dos recetas que componen esta oferta, la cual incluye el higo crudo, asado o confitado, además de diferentes planteamientos de contrapunto en los sabores, que varían entre el dulce y el salado.
En cuanto al futuro, Pedro lo afronta con muchas ganas para seguir avanzando en lo que siempre ha sido su pasión y vocación: la cocina y la gastronomía.

 

 

Leer el artículo completo en la revista