Al objeto de ser una barra sostenible, la coctelería Paradiso, junto con la empresa Makeat, ha creado posavasos sostenibles para sus cócteles hechos con los residuos orgánicos de la preparación de las decoraciones

Su capacidad de sorprender es innata. Ya lo hizo notar desde que anunció su llegada allá por el mes de diciembre de 2015 en el barcelonés barrio del Born. Su poder de estupefacción estaba garantizado desde el primer momento, es más, la entrada al local ya era inusual. Un Pastrami Bar era la antesala de una coctelería de altura, de aquellas que llegan lejos y dejan huella. De hecho, lo ha demostrado. Nada más y nada menos que se ha situado en la posición 19 en la listaThe World’s 50 Best Bars’.  Por supuesto hablamos de Paradiso. Un lugar para soñar a través de las excelentes creaciones de autor con el sello de su CEO & Owner, Giacomo Giannotti, y de su equipo; que transporta al cliente al propio “paraíso” con la hospitalidad que recibe desde su llegada al local.

Una experiencia que va más allá del contenido de la copa y que activa todos los sentidos llevándolos al éxtasis con todo lo que esta coctelería “clandestina” ofrece, una atmósfera que cuida el más mínimo detalle como la decoración, la música… o el servicio en sí mismo.

Leer el artículo completo en la revista