El ‘Premio Ernesto Illy a la Calidad del Café Espresso’ celebró el pasado mes de abril sus bodas de plata. Un certamen que illycaffè introdujo en Brasil en 1991 como un reconocimiento tangible al trabajo de los cultivadores que se comprometieron a producir café de calidad de manera sostenible. Para una compañía que siempre ha considerado la sostenibilidad social, económica y medioambiental como los pilares de su filosofía, el concurso es un logro destacado, pues sirvió también como un importante incentivo que hizo posible que el café brasileño subiera a un nivel superior, haciéndolo universalmente reconocido y apreciado. Un jurado compuesto por expertos nacionales e internacionales seleccionó los mejores cafés después de probar muestras y clasificar los granos de café por su aspecto, secado, color, tipo, nivel de humedad, tueste y, finalmente, la calidad de la bebida. La ceremonia celebrada el 7 de abril en São Paulo fue, sin duda, de las mujeres. El codiciado premio se concedió a Juliana Tyko Armelin de la compañía Terra Alta, en la localidad de Ibià (Minas Gerais). Era la primera vez que esta productora participaba en la competición, además de devolver el galardón a la región de Cerrado Mineiro tras una ausencia de siete años. Tyko recibió 70.000 reales brasileños, mientras que el segundo puesto fue para Laerte Pelosini Filho, del estado de São Paulo, y el tercero correspondió a otra mujer, Leda Terezinha Castellani Pereira Lima de Minas Gerais. En esta edición, illycaffè otorgó premios por un valor de 220.000 reales brasileños a los cultivadores (finalistas nacionales y ganadores regionales) y ganadores de premios especiales.
La empresa tenía otra sorpresa guardada que se descubrió durante esta misma cita. Andrea Illy, presidente y CEO de illycaffè, anunció la evolución del Premio Brasil y la creación del primer ‘Premio Internacional Ernesto Illy’. Con este nuevo galardón, se proclamará el mejor café del mundo cada año, escogido entre los cafés procedentes de las nueve regiones productoras que conforman la mezcla única illy.

 

Leer el artículo completo en la revista