Fismuler_Bar-Business
Fismuler_Bar-Business

El primer martes de cada mes, en el restaurante madrileño Fismuler, Nino Redruello y Patxi Zumárraga diseñarán un menú sorpresa que sólo se servirá en la cena de esa noche y bajo reserva previa. Francisco Milla, sumiller de la casa, seleccionará los vinos que armonizarán el menú

Desde su apertura en junio de 2016, Fismuler se ha convertido en sinónimo de innovación, frescura y sencillez pero también de descaro y transgresión. Su estética nórdica y de derribo y su cocina natural y sin corsés han conectado perfectamente con el público madrileño, que ha encontrado en este restaurante un lugar donde divertirse y a la vez comer sano y rico.
Ahora, Nino Redruello y Patxi Zumárraga, también socios y cocineros de La Ancha, Las Tortillas de Gabino y La Gabinoteca, dan rienda suelta a la creatividad y la espontaneidad con una cena irrepetible y totalmente improvisada que sólo servirán el primer martes de cada mes, un menú sorpresa compuesto por tres aperitivos, un pescado, una carne, un postre y cinco vinos diferentes incluidos, por un precio cerrado de 70 euros.
Las cenas improvisadas son la particular manera que Nino y Patxi, junto con el sumiller Francisco Milla, tienen de plantear un menú degustación. La estructura siempre será la misma, sin embargo cada cena improvisada será diferente a la anterior y los asistentes irán descubriendo los platos a medida que los vayan probando. Todo será sorpresa y sólo 18 privilegiados por noche, bajo reserva previa, podrán disfrutar de este menú único que se ofrecerá en la gran mesa rectangular compartida.
El diseño del menú cambia según los caprichos del mercado, basándose la cocina en el empleo de productos naturales, ecológicos y de km. 0, siempre con elaboraciones sencillas, que no enmascaren demasiado los sabores, pero con mucha técnica detrás.

 

 

Leer el artículo completo en la revista