Acaba de abrir sus puertas Gran Vía 55, que se suma a los 14 restaurantes de las marcas Ôven Mozzarella, Santita Carbón Mexicano y Steakburger que conforman el Grupo Con Fuego de los hermanos Capel. Gran Vía 55 reúne en un mismo espacio cuatro propuestas gastronómicas diferentes: el italiano Ôven Mozzarella, la hamburguesería y asador Steakburger, El Clandestino como reservado y The Roastery

La Gran Vía madrileña comienza a desplegar todo su esplendor. Recibe a los oriundos del lugar y a foráneos con la apertura de un nuevo espacio: Gran Vía 55. Pero, no un espacio cualquiera, sino un punto de encuentro gastronómico de 1.300 m2 dividido en cuatro plantas que irrumpe por todo lo alto, tras el confinamiento, de la mano del casi recién estrenado Grupo Con Fuego (www.confuego.es) dirigido por los hermanos Capel, Joaquín y Paco, que engloba los 14 restaurantes de las marcas Ôven Mozzarella, Santita Carbón Mexicano y Steakburger repartidos por todo el territorio nacional, a los que se une este nuevo espacio inaugurado el día 11 de julio. 

Un lugar, al que no le hacen falta especiales alharaques para denominarse, se presenta como Gran Vía 55, haciendo honor a su enclave. Con eso, basta. Y, en su interior, su cuidada estética recrea los orígenes centenarios de esta mítica calle comenzando desde su entrada, debido a su monumental puerta de acceso de hierro forjado que transporta al Madrid de finales del siglo XIX.  Un minucioso trabajo del estudio Proyecto Singular que hace que Gran Vía 55 se presente como el “cuarto tramo” de esta icónica calle, un tramo que nunca llegó a fraguarse debido a la Guerra Civil y que ahora resurge en forma de espacio gastronómico.

¿Qué ofrece Gran Vía 55?

Podría decirse que Gran Vía 55 es una gran familia que reúne bajo un mismo techo cuatro propuestas gastronómicas diferentes: el italiano Ôven Mozzarella, la hamburguesería y asador Steakburger, El Clandestino como reservado y The Roastery; debiéndose señalar que el fuego es el hilo conductor de los platos de todos sus restaurantes. 

La experiencia culinaria da el pistoletazo de salida en el propio vestíbulo del edificio, colindante con el Teatro Lope de Vega, que brinda, entre una exuberante vegetación que concede al espacio un aire distintivo y sofisticado, la oferta de ‘La Salumeria de Ôven Mozzarella’, en la que degustar embutidos y quesos al más puro estilo charcutería de mercado tradicional italiano mientras el cliente espera a ser atendido.  A continuación, tras descender las escaleras principales, el espacio se divide en dos ambientes diferenciados. A mano derecha, se presenta el Steakburger, dedicado a los amantes de la carne y de las hamburguesas, envuelto en un ambiente que evoca a los antiguos cines de la Gran Vía, donde la calidad, la artesanía en la elaboración, el buen servicio y el precio asequible triunfan. Sus propuestas se elaboran con parrilla de carbón de encina y la carne procede de vacas criadas en libertad, calificada como la “carne de la felicidad”. Estos animales se alimentan únicamente de maíz, cebada, centeno, avena, trigo y soja. Además, viven en un entorno inmejorable donde se cuida al detalle la climatología, el espacio y la salud de cada uno de los animales.

Leer el artículo completo en la revista