El Col.leccionista Espai gastronòmic, ubicado en Cardedeu, es mucho más que un restaurante de cocina creativa y tapas de autor. En él se llevan a cabo clases de cocina, talleres gastronómicos de diversas temáticas y sesiones de catas y maridajes

Si la fe mueve montañas, la pasión también lo hace. Precisamente de una afición vehemente por el mundo culinario se construye El Col.leccionista Espai gastronòmic, que no solo la traduce en sus platos sino también en las paredes del local, que lucen el amor de sus propietarios por colecciones de objetos; de hecho, de ahí deriva el propio nombre del establecimiento.

Esperanza Candel Mansilla y su hijo Bernard dieron vida a un restaurante hace ya más de 14 años en la localidad barcelonesa de L’Ametla del Vallès, que acuñaba el nombre de El Col.leccionista, sin más. Sus puertas se abrieron al público en un mes de octubre teniendo como marco una preciosa casa de 1830 situada en pleno centro de L’Ametla.

Por aquel entonces, Bernard, que desde pequeñito manifestó su gran inclinación por los fogones, acababa de cursar un grado superior de restauración en la Escuela de Hostelería de Girona, y Esperanza, que desde siempre se había dedicado al campo de la decoración y del diseño, decidió dar el pistoletazo de salida a su pasión culinaria y a sus dotes innatas de imaginación, visualización y realización de un plato. De ese modo, dirigía su creatividad al terreno gastronómico combinando en una receta su arte decorativo y el del buen sabor, porque como ella misma comenta “la vista es muy importante en un plato, pero también lo es el gusto. La receta tiene que estar muy bien elaborada y compensada”.

Así, con esta unión de fervores de madre e hijo se presentó en sociedad este restaurante de carácter diferente y consciente, desde el minuto cero, de lo que quería ofrecer: “cocina creativa y tapas de autor”, como detalla Esperanza Candel, desmarcándose del estilo de cocina que se brindaba al gran público en los locales de su entorno, como señala Esperanza.

Leer el artículo completo en la revista