La categoría de licores en general goza de una buena aceptación por parte del consumidor español. Además, son un ‘must’ en las barras de los profesionales de la coctelería, al ser también extraordinarios acompañantes en los cócteles; sin dejar atrás sus toques en la repostería

Impregnados de naturaleza, calidad, tradición, historia, innovación y versatilidad entre otros atributos definitorios de su esencia, los licores en sus distintas categorías (de hierbas, de crema, de frutas, de huevo…) atendiendo a su elaboración, son productos que no solo exhiben un atractiva presencia colorida, vibrante y natural, sino que también disfrutan de una buena aceptación por parte del consumidor español.

Según establece el Informe Socioeconómico relativo al año 2018, último conocido, de Espirituosos España, la categoría de licores en el mercado total de bebidas espirituosas en nuestro país en ventas por volumen se adjudicó un 21%.

Asimismo, como detalla Daniel Herrera Pulido, ‘client business partner’ de Nielsen, A nivel total mercado (Alimentación + Hostelería – sin Canarias), para el TAM FEB 20 correspondiente al mismo periodo del año anterior, la categoría licores crece +0.1% en volumen y +0.7% en valor; crecimiento que, en ambas variables, se da por el canal Alimentación (+2.1% en volumen y +3.1% en valor). En el canal de Hostelería, a pesar de representar el 64% de la facturación de esta categoría, presenta un ‘performance’ negativo, cayendo al -1.0% en volumen y al -0.6% en valor.

Los ingredientes con los que se elaboran los diversos tipos de licores se adicionan al alcohol, a un destilado o a un espirituoso para aromatizarlos. El licor resultante tendrá un grado alcohólico mínimo de 15 % vol. y tan solo se admite añadirle sustancias y aromatizantes que sean naturales o idénticos a los de los alimentos utilizados, como menciona Espirituosos España.

A modo de degustación de los licores, hay que señalar que, dada su versatilidad de consumo, los mismos encuentran adeptos en paladares que los prefieren solos, con hielo, combinados con bebidas refrescantes o en cócteles. Y, por supuesto, también en repostería.

En fin, licores para todos los gustos. En esta ocasión, nos centraremos en los licores de frutas como objeto del presente artículo. En el mercado español nos encontramos con una amplia variedad de productos y sabores, y tenemos el placer de presentarles algunos de ellos, de la mano de sus productores y/o comercializadores.

Leer el artículo completo en la revista