La pandemia ha cambiado los hábitos de consumo de los españoles: más compras para llevar pero más conciencia medioambiental lo que ha colocado a los envases en el punto de mira: se busca que sean sostenibles, reciclados y de calidad

Llamar a un restaurante para pedir comida para llevar, comprar el almuerzo a la vuelta de casa o coger un café para tomarlo mientras damos un paseo se ha convertido en una rutina más en nuestras vidas sobre todo después de una pandemia que ha traído consigo restricciones para el consumo en el interior de los locales.

Ante esta nueva costumbre, no es nada extraño que todos hayamos mirado bien el envase en el que transportamos nuestra comida o nuestra bebida para comprobar si son totalmente inocuos para nosotros, si son reciclables, sostenibles, a qué contenedor lo echamos… Y en estas circunstancias, un material parece haber ganado la batalla al resto por sus especiales características: el cartón.

Según un estudio realizado por Perspectus Global y encargado por Pro Cartón, cuatro de cada cinco consumidores en toda Europa aseguran que prefieren un envase de cartón a uno de plástico para el consumo de sus bebidas y comidas. Mucho han influido las imágenes de los océanos llenos de mantas transparentes y contaminantes pero también el veto social y jurídico a los plásticos que ha acabado relanzando el mercado de los envases de cartón y su industria.

Si a esto se le suma que durante la pandemia, según datos de The NDP Group, uno de cada tres euros que los españoles gastamos en restauración lo destinamos al ‘take away’, colocan al sector Horeca como una de las industrias que han impulsado un mayor crecimiento en la demanda de este producto, cuantificada hasta en 15 puntos por encima del primer semestre de 2019.

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores de España (AECOC) explica que el ‘delivery’ viene marcando claramente las tendencias de consumo de envases en nuestro país. Si, como ya hemos dicho, un 37% de los consumidores españoles reconoce que pide comida a domicilio; más de la mitad de estos clientes, concretamente el 53%, lo hace al menos una vez por semana. AECOC también recuerda que, en estas circunstancias, los españoles hemos agrandado en un 31% el presupuesto que teníamos para ‘take away’ antes de la pandemia y hemos llenado nuestra casa y nuestra nevera de nuevos embalajes.

Con estos datos es fácil entender cómo los productores de cartón ondulado, uno de los más utilizados en el consumo de alimentos y bebidas, han cerrado el año 2021 con una producción total de 6.122 millones de metros cuadrados, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (AFCO).

La media de cartón ondulado que consumimos por habitante y año en nuestro país, durante ese mismo ejercicio, fue de 65,9 kilogramos, lo que supone un crecimiento de cinco puntos respecto a 2020.

Leer el artículo completo en la revista