La ginebra sigue creciendo en España y ganando adeptos debido a su versatilidad. Hablamos con el experto Juan Carlos Manzano, formador y asesor en el mundo de los destilados, que nos traza los perfiles del consumidor, sus demandas y las tendencias actuales 

La ginebra sigue teniendo un gran recorrido en España. Registra un incremento en su consumo, conserva fieles paladares y recluta nuevos afiliados. Su versatilidad ha ido consiguiendo adeptos de muy diversos gustos, secos, cítricos, frutales, florales, herbáceos…; de distintos perfiles, veteranos y noveles; y de variados ‘target’ de edad. El amplio abanico de marcas presentes en el mercado español es de lo más democrático; y nuestro modo de consumir la ginebra se ha convertido en un escaparate para el mundo. De todo ello y de las tendencias actuales de este destilado, que hace guiños a numerosos tipos de botánicos de entre los que no puede faltar el enebro, hablamos con Juan Carlos Manzano, profesional y experto formador, además de asesor en el campo de los destilados. Docente en la Cámara de Comercio de Madrid, principalmente en el Curso Superior Spirits Sommelier: Experto en Destilados, colaborando también en el curso de Barmaster, en el de Maestresala y en el de Sumilleres que ofrece esa institución. Asimismo imparte clases para la obtención de certificados de profesionalidad, siendo también colaborador de Dstila Formación.    

El ‘gin tonic’ creo marca España…

“Sí, el ‘spanish style’, es cierto. El ‘boom’ de la ginebra en España ha ayudado a que la categoría suba a nivel mundial. Hubo una explosión, los bares tenían unas 30 o 50 marcas de ginebra, produciéndose después una estabilización del mercado en cuanto a número de referencias, pero no en cuanto a consumo. De hecho, la ginebra desbancó al ‘whisky’ en 2020, que siempre ha sido el rey de los consumos de destilados. Un consumo que se trasladó a casa debido a la pandemia, aunque no fue equiparable al que se produce en la hostelería normalmente.

La ginebra sí que tiene recorrido. Además es muy versátil, hay muchas marcas. A su vez, la gente le está dando muchas vueltas también a la forma de venderla, de comunicar, de la experiencia en sí de la ginebra. Este destilado ha acaparado muchos perfiles de consumidores, el clásico que ya estaba, un público femenino, y un público más joven de ambos sexos”. 

Leer el artículo completo en la revista