La calidad del café illy es constante y puede degustarse el mismo café en cualquier parte del mundo. Esto es debido a una de las innovaciones de illycaffè como es el método de la presurización. Un café que, además de ser sostenible, ofrece rentabilidad en los negocios de hostelería

Los valores éticos extendidos a la producción y al producto en sí son garantes del éxito. Una producción que tiene como guías la calidad constante, la sostenibilidad y que viene arropada por la formación y el atento servicio ofrece ventajas y además en tres vertientes: para el propio personal de la empresa, para los clientes y para el consumidor. 

Un patrimonio que regenta illycaffè. Una compañía de sólidos y éticos principios desde su fundación en 1933, que abrazan las sucesivas generaciones y las personas que trabajan en la empresa; sirva como ejemplo el testimonio de Manuela Romero, comercial de illycaffè en algunos distritos de la Ciudad Condal, que con plena satisfacción nos transmite el orgullo que siente por pertenecer a la empresa y por proponer diariamente un producto como illy, “un referente en el mundo del café”, como menciona. 

A los ocho meses de llegar illycaffè a España, llegó Manuela Romero a la empresa, y de esto han pasado ya 24 años. Por tanto, casi suma Manuela el cuarto de siglo que en este 2018 está celebrando illycaffè en la península ibérica; y desde entonces, con el tiempo, ha visto sumar clientes y kilos de café.

“La filosofía de illycaffè es calidad y nada más que calidad. Siempre control y control, como decía Ernesto Illy. Una persona entrañable a la que tenemos mucho que agradecer”, manifiesta Romero. 

Ernesto Illy, hijo del fundador de la empresa, afirmaba que “la calidad genera cantidades en el tiempo”, y esa es la panorámica de los consumos del café illy. “Estoy enamorada de este producto porque la calidad que tiene no me ha fallado nunca, algo que es fantástico para un producto tan variable como es el café. Además contamos con una gran ventaja que es que tenemos un solo tipo de café; por tanto, un cliente en Estados Unidos va a degustar el mismo café que aquí”, detalla. Y es que esa calidad constante traducida en un único ‘blend’ compuesto de nueve Arábicas, es un privilegio que ofrece illycaffè.

No obstante, la excelencia de la materia prima, tal y como señala Manuela, los comienzos fueron arduos. “La mentalidad barcelonesa estaba acostumbrada a un café torrefacto con la variedad Robusta, que tiene mucha cafeína, y registra un precio más bajo. Por tanto, un café 100% Arábica no encajaba en esa mentalidad y a su vez el coste era superior. Pero conforme iba pasando el tiempo se aumentaban los clientes y hoy en día cuando entro en los locales de hostelería todo el mundo conoce la marca illy, e incluso hemos conseguido que algunos torrefactores hayan ido cambiando y ofrezcan la variedad Arábica. Actualmente contamos con muchos clientes que aprecian la calidad y la filosofía de illycaffè, la cual también está enfocada hacia la sostenibilidad. La empresa forma a los cultivadores de café y además organiza un concurso anual para premiar el mejor del mundo, sin olvidarnos de que illycaffè compra directamente a los caficultores la materia prima. Asimismo hay que destacar la certificación de sostenibilidad que únicamente posee la compañía”.  

Precisamente illycaffè tiene en su haber la certificación de sostenibilidad ‘Responsible Supply Chain Process’ (Responsable de la cadena de suministro) por parte de la ‘Det Norske Veritas’ (DNV) en toda la cadena productiva y en sus relaciones con los cultivadores de café. 

Leer el artículo completo en la revista