La calidad y constancia del producto, el servicio para ofrecer una buena taza de café, el estrecho vínculo con los clientes y consumidores, así como sus prácticas sostenibles en toda la cadena productiva son las claves de la empresa en el mercado, en el que tiene presencia ‘omnicanal’

Las apuestas ganadoras lo son incluso en años marcados por la pandemia, como los que estamos viviendo. La ética, la transparencia, la coherencia, el alto poder de demostración, y muchos otros sólidos y firmes valores, han hecho de illycaffè un referente mundial en términos de calidad y sostenibilidad desde sus orígenes, hace ya casi 90 años.

Fundada por Francesco Illy en la ciudad italiana de Trieste en 1933, la empresa familiar sentó unas bases que se han demostrado infranqueables en el mercado. Y, más aún, la actual crisis sanitaria que atravesamos ha reforzado el carácter vencedor de la filosofía de illycaffè. La calidad como único principio y desde el inicio de la cadena productiva, es decir, desde la propia materia prima hasta llegar al resultado final en la taza, porque illycaffè “no vende café, sino tazas de café”, como manifiesta Massimo Saggese, director general de illycaffè para España y Portugal, a quien hemos tenido el placer de entrevistar.

No cabe duda, de que 2020 y 2021 son años que han sacudido al tejido empresarial y la capacidad de reacción y de adaptación del mismo se tuvo que poner en marcha rápidamente para aguantar los embistes que propiciaba la pandemia, que a su vez aceleraba tendencias que ya se comenzaban a vislumbrar en el mercado. Entre ellas, la demanda de productos de calidad, saludables, o el cuidado por el medio ambiente, en definitiva, el concepto de sostenibilidad ganaba terreno sin dar tregua en el mercado. Cuestiones éstas que, como decimos, no son ajenas a la estructura de illycaffè, sino todo lo contrario, son los componentes de su ADN. Y, ello, ha marcado el resultado favorable de la compañía en estos dos años complicados en los distintos canales en los que opera.

“Hay que decir que 2021 ha sido un año más de Covid. Al principio de 2020 se pensó que era una cosa momentánea y que enseguida se volvería a la normalidad. Pero, no ha sido así. Por ejemplo, la caída del turismo ha sido muy significativa en España, un país al que venían más de 80 millones de turistas al año y, lógicamente, esta situación afecta, al igual que el distinto escenario con el que nos encontramos en la hostelería con la pérdida de un 25% de establecimientos cuando en todo el territorio nacional se contaban más de 300.000 locales. Panorama adverso que también se ha producido en otros sectores como, por ejemplo, en el de los tostadores de café, ya que algunos han cerrado, otros han tenido que vender o se han asociado a otras empresas.

No obstante, los establecimientos hosteleros que han resistido han tenido la necesidad de ser atendidos, lo hemos visto con el alto número de clientes nuevos que hemos hecho, clientes de consumo medio-alto. Esto ha sido muy importante.

La hostelería se ha reinventado con el público nacional. El español nos ha hecho aumentar mucho la notoriedad de nuestra marca, ha sido consciente de ella en su propio país y no solo cuando viaja por el extranjero, -illy está presente en más de 140 países-, y han podido comprobar que illy tiene también una presencia importante en territorio ibérico.

En illycaffè agradecemos mucho a nuestros clientes la confianza y fidelidad que nos han mostrado. Siempre hemos intentado venir a su encuentro, echarles una mano, y la verdad es que su respuesta ha sido muy favorable. También es el fruto de muchos años de relación. La cercanía con los clientes se ha ampliado y mejorado adoptando también la forma digital, sin olvidarnos de la presencia física con los clientes cuando se ha podido volver a visitarlos, tanto con los bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, tiendas gastronómicas como en las oficinas, siendo éstas un segmento muy importante para nosotros. Las oficinas también han tenido que modificar su forma de trabajar debido al teletrabajo, pero gracias a la fuerza distributiva de la empresa en este canal hemos podido llegar de una forma u otra al consumidor, tanto en la oficina como en casa. Cabe decir que la pandemia nos ha dado una mano en hacer entender al consumidor que existen productos de calidad. Durante el confinamiento la gente se ha informado mucho sobre productos, también acerca del café, y nuestro canal ‘ecommerce’ se ha desarrollado bastante.

Asimismo, en el canal de la distribución, el ‘modern trade’, se registra una demanda del café de calidad. Nosotros, que representamos el nicho súper premium de la calidad del producto, nos hemos visto beneficiados. De hecho, hemos incorporado una persona a la empresa que se dedica al desarrollo de los clientes que ya teníamos y a conseguir otros nuevos.

En definitiva, nosotros tenemos una fuerte vinculación con la hostelería y nos hemos visto afectados. Pero, hemos recuperado bastante, -incluso desde el mes de mayo de 2021 hasta casi final de año hemos estado en cifras pre-pandémicas tanto a nivel de distribución, facturación y número de clientes nuevos y activos-, y hemos sembrado muchísimo en 2021, lo que seguramente nos llevará a tener también buenos resultados en este 2022 y en los años venideros”, detalla el director general de illycaffè para España y Portugal.

Leer el artículo completo en la revista