España ha sido reconocida por segundo año consecutivo como el país con mejor eficiencia en la gestión y rentabilización del sector hostelero. Carlos Díez de la Lastra, CEO y director general de Les Roches Marbella nos habla de este sector y las tendencias actuales

El sector turístico es un importante pilar de la economía española. En dicha industria, las estructuras hoteleras tienen un peso relevante y el enfoque de las mismas debe pasar inexorablemente, además de por la calidad y la diversificación, por la digitalización y el ofrecimiento de experiencias, apostando por la innovación y el talento.

De todo ello, de la competitividad de nuestros hoteles, de las tendencias y demandas de los huéspedes de hoy, de los retos internacionales y de otros aspectos más de interés nos habla Carlos Díez de la Lastra, CEO y director general de Les Roches Marbella. Una escuela internacional de alta dirección hotelera, perteneciente al grupo Sommet Education radicado en Suiza, y que ha sido clasificada por uno de los más prestigiosos ‘rankings’ universitarios a nivel mundial (QS World University Rankings by Subject 2017) como una de las tres mejores instituciones de educación superior en gestión de la industria del ‘hospitality’ y el ocio, según los profesionales del sector. “Nuestra marca, lleva más de 60 años formando altos directivos hoteleros, que por sus especiales características también son reclamados en otros sectores relacionados como el lujo, la moda o la automoción, en marcas Premium donde la excelencia en el servicio al cliente es la clave. La misión de Les Roches, hoy y siempre, ha sido, es y será, preparar líderes apasionados con la perspectiva global, el espíritu emprendedor y la mentalidad innovadora con capacidad para liderar, transformar e impactar.

Desde el primer día, nuestros alumnos acceden a un intenso programa de prácticas internas y externas en unas instalaciones únicas y en los mejores establecimientos hoteleros del mundo”, comenta el CEO y director general de la escuela.

A grandes rasgos, ¿cómo ve el sector hotelero español?

“Es un sector dinámico. Pese a que vivimos una etapa de algo de ralentización en los últimos meses, nuestra industria turística es fuerte y nuestra oferta, como destino, una de las más completas y atractivas a nivel mundial. Los números nos acompañan estos últimos años con cifras récord de pernoctaciones en hoteles. Pero no todo reluce. Hay varios indicadores a los que debemos prestar atención. Algunos informes hablan de que un 25% del crecimiento turístico generado en los últimos años es “turismo prestado” por los destinos del norte de África y arco mediterráneo por su situación de inestabilidad y en algunos destinos la presión turística empujada también por la vivienda vacacional esta generando problemas de servicios y convivencia”.

¿En qué reside el valor de la competitividad de nuestros hoteles respecto a otras estructuras europeas?

“Hemos sido reconocidos por segundo año consecutivo como el país con mejor eficiencia en la gestión y rentabilización del sector hotelero. Eso no es casualidad. En Les Roches, tengo la suerte de recibir a las más importantes cadenas y directivos internacionales y cuando hablan de España, lo hacen con admiración y con el respeto y reconocimiento a la competitividad de nuestros hoteles. Yo diría que el factor principal es esa cultura nacida del recorrido de lucha de un sector crecido a partir de pymes y empresa familiar. Otro factor que también ha tenido su influencia es el hecho de haber sido un mercado tremendamente dependiente en su origen y en menor medida en la actualidad, del dictado de los grandes turoperadores. Eso nos ha llevado a ser especialmente dependientes de la variable precio y por lo tanto cuidadosos para poder cumplir buenos estándares de calidad, pero con un ojo siempre puesto en el uso y la rentabilidad de los recursos para asegurar la supervivencia”.   

Leer el artículo completo en la revista