Si de celebración se trata, motivos de festejos no faltaron en la Gran Final del concurso ‘Negroni Essence’. Por un lado, una alegre vivencia o recuerdo memorable como ‘leit motiv’ de las creaciones de las once figuras de la ‘mixología’ dando forma a su propia versión del cóctel ‘Negroni’; y, por otro, la inauguración de la Campari Academy en Barcelona, una escuela de coctelería, con gran prestigio internacional, siendo Milán el origen del proyecto, donde es sello distintivo de la marca. Un espectacular espacio de formación ubicado en la planta 28 de la Torre Mapfre en la Ciudad Condal, provisto de inmejorables vistas, que de seguro también sirvieron de inspiración a los finalistas el pasado día 29 de septiembre.
Organizado por la compañía Campari, esta competición profesional de su ‘brand’ Campari, ‘bitter’ italiano por excelencia, tenía como objetivo elegir al Mejor ‘Negroni’ de España y otorgar proyección internacional a los ganadores del concurso con acciones de prestigio. Elección que consistía en encontrar una receta moderna e innovadora que respetase el espíritu clásico del cóctel ‘Negroni’.
Asimismo, el evento quería enfatizar la recuperación de la coctelería clásica y el auge de la tendencia ‘bitter’ a nivel internacional. Campari, con su vibrante color rojo, aroma intenso y sabor inspirador, es el perfecto acompañante de numerosos cócteles clásicos. Y en el cóctel ‘Negroni’ se puede afirmar que: “sin Campari, no hay ‘Negroni’”. Bebida que se codeó con Cinzano 1757, blanco o rojo, en las recetas de los concursantes.
En la Gran Final, los once ‘bartenders’ finalistas, procedentes de algunas de las mejores coctelerías españolas, realizaron nuevamente su receta ‘Signature’ que les otorgó el pasaporte a la final, enfrentándose a su vez a un nuevo reto como era el de preparar el Mejor ‘Negroni’ Añejado, basándose en la técnica del añejamiento en barrica e inspirándose en un ‘film’ cinematográfico.

 

 

Leer el artículo completo en la revista