La Hacienda Santa Teresa, que este año cumple su 225 aniversario, es un auténtico ‘blend’ de artesanía, ‘know how’, excelente ‘savoir faire’, transformación y solidaridad invirtiendo en grandes iniciativas sociales como su “Proyecto Alcatraz”, un firme compromiso sostenible con la comunidad local.

Santa Teresa 1796 nace de la transformación de las adversidades en oportunidades en el país venezolano. Con las peores circunstancias posibles, Santa Teresa, la primera marca de ron de Venezuela, fue pionera en desarrollar un complejo proceso de producción utilizando el antiguo método español de la solera para producir un ron con acabado sorprendentemente rico, refinado y seco.

Resultado de la experiencia de más de dos siglos y de la impronta familiar de sus cinco generaciones, la producción de Santa Teresa 1796 se realiza en el venezolano Valle de Aragua, del cual provienen todas las materias primas que intervienen en su elaboración, por ser una tierra fértil y con condiciones climáticas idóneas para cultivar caña de azúcar y producir ron.

Con Denominación de Origen Controlada (DOC), Santa Teresa 1796 cuenta con un proceso de producción artesanal, totalmente natural sin químicos añadidos, sofisticado y único. Los rones se añejan entre 4 y 35 años, para posteriormente elaborar los ‘blends’; de hecho, el 100% del líquido se somete al método de solera, asegurando que cada botella de Santa Teresa 1796 es un ‘blend’ vivo que contiene parte del primer Ron Madre. Además hay que destacar que cada botella se sella manualmente con cera.

Santa Teresa 1796 goza de un carácter artesanal que comparte con la comu

Leer el artículo completo en la revista