Dos restaurantes de una saga familiar en Vilafranca del Penedès caracterizados por una línea de cocina de mercado, mediterránea e italiana, que ofrecen platos con la pasta fresca ultracogelada de Surgital

Una familia entregada al amor de su profesión hostelera. Con dos establecimientos en la localidad barcelonesa de Vilafranca del Penedès, Tresviso y Guga, la familia Gutierrez García lleva deleitando paladares desde hace dos décadas. 

En 1999 se fundó Tresviso de la mano de Alfons y Pilar, padres de Alfons y Marc, llevando el local el nombre del pueblo natal de Pilar. En el establecimiento, ya por aquel entonces, el primogénito del matrimonio, Alfons, que estudió hostelería en Barcelona, siendo cocinero de profesión, empezó con sus padres e hizo las veces de ‘pizzero’, como me señala durante nuestra agradable conversación.

Actualmente, Tresviso, que sigue abriendo sus puertas y conquistando al público como lo viene haciendo desde hace 20 años, se sintió acompañado hace cuatro años por un nuevo local, a escasos 150 metros de distancia, cuyos autores eran los retoños de la pareja fundadora de ese restaurante. “Hace unos años, mi hermano Marc y yo quisimos montar nuestro propio restaurante y así surgía Guga en junio de 2016”, comenta Alfons Gutierrez.

Guga, que engloba sílabas de los dos apellidos de sus creadores, es un restaurante-pizzería construido con los mismos cimientos de Tresviso, pero con algunas vueltas de tuerca. “Guga sigue la misma línea gastronómica de Treviso: cocina de mercado, mediterránea e italiana, con pizzería al horno de leña, en la que nosotros hacemos la masa y la estiramos a mano. No obstante, dentro de ese esquema análogo, quisimos dar una vuelta más y realizar platos distintos de los que hacemos en Tresviso, un poco más elaborados, al igual que las ‘pizzas’ que son más gastronómicas, más alejadas de las clásicas, también por los ingredientes con las que las preparamos.

Además cabe decir que Guga está enfocado a un público más joven, con una línea más moderna, el cual tiene también mucha aceptación entre el público femenino, quizá por el tipo de propuestas que hacemos como ensaladas. Y, por su parte, Tresviso se dirige más a un público de familias”, menciona Alfons.

 

Leer el artículo completo en la revista