illycaffè_Bar-Business_
illycaffè_Bar-Business_

Hoy en día, los consumidores demandan productos con historia, que tengan algo que contar, que transmitan su propio ser. Con alma, en definitiva. Pero, por supuesto, se requiere algo más: calidad. Lo uno sin lo otro no puede entenderse. Si a ello le acompaña un valor añadido como es la sostenibilidad, la circunferencia empieza a acortar distancias para alcanzar su rendondez. Y para encontrar ese broche de oro que complete la misma, se precisa de una buena comunicación, para poder hacer llegar al mundo la esencia de los productos y los principios de las empresas productoras que hay detrás de ellos. Cuando el compromiso del productor con el consumidor es fuerte, el del producto también lo es. Como suele decirse, si echamos mano de nuestro sabio refranero popular, “de tal palo, tal astilla”.
Bien, a tenor de ello, tenemos el placer de anunciarles que en estas líneas encontrarán el primer capítulo de una serie de relatos que les harán llegar el aroma del café illy, a través de la apasionante historia de su creador, la empresa illycaffè, que con su filosofía llena de arraigados valores como la ética, la pasión por las cosas bien hechas, la búsqueda de la excelencia, la belleza, la sostenibilidad y la calidad, entre otros, se propuso revolucionar el mundo de este oro negro, tan popular en cada rincón de la tierra, para llevar a cada punto del cosmos el mejor café del mundo.
Empecemos por el principio. 1933, Francesco Illy
La historia de la empresa illycaffè inicia en el corazón del Imperio Austro-Húngaro, concretamente en Timisoara, a finales del siglo XIX. En aquellos tiempos, la ciudad se mostraba ya moderna y cosmopolita, resultando ser la primera metrópoli en Europa en recibir suministro eléctrico, algunos años antes.
Francesco Illy vino al mundo en Timisoara en el año 1892 transcurriendo su infancia en ese contexto vivaz, inmerso en una atmósfera efervescente que mucho debía al café y a su consumo.
De hecho, por aquel entonces, este oro negro y los locales donde degustarlo estaban jugando un papel crucial en la sociedad ‘mitteleuropea’, impulsando el desarrollo del pensamiento y la difusión de las ideas liberales, ejercitando una influencia determinante sobre la economía y el progreso científico.
En este clima histórico y geográfico irrepetible, inundado por la cultura ‘mitteleuropea’ de los cafés, Francesco Illy comenzó a madurar un deseo muy personal, convirtiéndose en su sueño algunos años después.

Leer el artículo completo en la revista