Un espectacular espacio en Valencia capital con amplios jardines y salones interiores inaugurado el pasado septiembre. Con la filosofía del ‘design thinking’ de Miguel Martí Gastronomía, el cliente diseña su propio evento y la empresa se encarga de ejecutarlo a imagen y semejanza de esos deseos. La felicidad del cliente es su razón de ser

En plena ciudad del Turia, con un enclave privilegiado, al lado del Palacio de Congresos, y en un entorno de paz y tranquilidad envuelto en un marco del siglo XII, se llevan a cabo todo tipo de eventos tanto de carácter empresarial como privado con el objetivo de ofrecer una experiencia única e inolvidable a la clientela.  

El Telar es el nombre de este exclusivo espacio, que en su día cumplió la función que indica su propio nombre pero, abandonado a su suerte con el pasar del tiempo, hace cuatro años Miguel Martí y su equipo compraron el edificio y lo reestructuraron en su integridad consiguiendo un resultado espectacular, con amplísimos espacios al aire libre, maravillosos y cuidados jardines, una bonita alberca y salones interiores, de diferentes dimensiones, con gran luminosidad y delicada decoración casi a modo de abrazo con la tierra, en la que también se puede apreciar el compromiso social y humano con el medio ambiente que sus creadores dispensan. Un espacio que cuenta con cocina propia en la que se elabora todo al momento, y ‘parking privado’.  

“Somos una empresa de ‘catering’ y eventos con espacios en Castellón, Benicasim y ahora en Valencia con El Telar, que lo inauguramos el pasado mes de septiembre. Además, para el próximo año tenemos pensado abrir otro espacio también en la propia ciudad que se llamará Finca el Canónigo por su situación en la Plaza del Canónigo de Valencia”, comenta Miguel Martí, ‘alma mater’ del proyecto, durante nuestra agradable conversación, no pudiendo ocultar su amor por la gastronomía. 

“Somos una empresa de cocineros gestionada por cocineros”, señala Martí. Una factor nada baladí que ya de entrada hace sospechar la buena gastronomía que en los eventos se podrá disfrutar. “Llevamos toda la vida dedicados a la restauración. Como empresa nacimos en 2005 y empezamos a realizar banquetes en La Masía Les Casotes, en Castellón, creciendo cada año y consolidando a la clientela haciendo lo que más nos hace felices ya que tenemos la suerte de trabajar en lo que más nos gusta, que hoy en día es un privilegio. Un crecimiento debido gracias a nuestros clientes y proveedores, que también han estado siempre a nuestro lado, ayudándonos en todo tipo de eventos. 

El alma de nuestra empresa es la cocina y el producto, y lo cuidamos mucho para que la experiencia del cliente sea inolvidable”, explica Martí. 

Leer el artículo completo en la revista